Tabla de contenidos

  1. Razones por las cuales cambiar el alimento de tu perro: optativas u obligatorias
  2. Cambiar el alimento de tu perro: un proceso gradual
  3. Cambiar el alimento de tu perro deja de ser cachorro
  4. Cambiar el alimento de tu perro cuando pasa a ser un adulto mayor
  5. Cambiar el alimento de tu perro por uno de mejor calidad
  6. Cambiar el alimento de tu perro cuando presenta un problema de salud
  7. Qué hacer si mi perro rechaza una transición
  8. Conclusiones

Si tenés un perro, es probable que en algún momento hayas pensado o necesitado cambiarle el alimento.

A diferencia de los humanos, tu perro probablemente consuma una dieta centrada alrededor de su alimento balanceado.

La fórmula de dicho alimento balanceado está pensada para cubrir las necesidades nutricionales de tu mascota de manera práctica para vos. Es decir, no tendrás que preocuparte todo el tiempo de cocinarle comidas variadas y nutricionalmente completas.

Al recibir siempre la misma dieta balanceada, su organismo se acostumbra a la composición de estos alimentos balanceados.

Por esa razón, cambiarle el alimento a tu perro no es algo que deba ser tomado a la ligera.

En este artículo te explicamos cómo cambiarle el alimento a tu perro de manera segura.

Razones por las cuales cambiar el alimento de tu perro: optativas u obligatorias

Existen varias razones por las cuales cambiarle el alimento de tu perro.

En el mercado, existe una gran variedad de alimentos para perro que busca suplir todas las posibles necesidades nutricionales de las mascotas en función de su etapa de vida, tamaño, problemas de salud, entre otros.

Por esto, que tu perro haga una transición alimentaria puede deberse no solo al gusto sino también a razones imperativas.

Las razones por las que tu perro podría o debería cambiar de alimentos son:

  • Cuando tu perro hace una transición de cachorro a adulto o de adulto a adulto mayor: los cambios en el organismo de tu perro debido a su entrada a la madurez hacen que el cambio de alimento en esta etapa sea imperativo. Por ejemplo, cambiar su alimento de Dog Chow Cachorro a Dog Chow Adulto.
  • Cuando tu perro presenta un problema de salud: si un veterinario detecta un problema de salud que requiera un cambio de dieta, hacer una transición a otro alimento es obligatoria. Por ejemplo, cambiar de Balanced Adulto Raza Mediana a Therapy Gastrointestinal
  • Cuando a tu perro deja de gustarle su alimento: este tipo de cambio es optativo ya que, de cierto modo, depende de un "capricho de tu mascota". Puede darse el caso que tu mascota prefiera un alimento de menor calidad por tener mayor contenido de grasa o ser más palatable.
  • Cuando quieres darle un alimento de mejor calidad: en este caso el cambio también es optativo aunque, siempre que puedas permitírtelo deberías considerarlo. Un ejemplo de esto sería cambiar de un alimento barato y con poca proteína animal a otro con un contenido nutricional equilibrado y de alta proteína animal como los alimentos de la marca Royal Canin

Cambiar el alimento de tu perro: un proceso gradual

Sin importar si la transición dietaria de tu mascota sea optativa u obligatoria, esta transición debe ser un proceso gradual.

Los perros tienen menos bacterias en el estómago por lo que cualquier transición, y más aún una transición de alimento balanceado, es delicada. 

Al tener menos bacterias en el estómago, la metabolización de nutrientes durante un cambio de alimento le resulta más difícil hasta adaptarse completamente al nuevo alimento.

Deberías contemplar esta gradualidad por lo que se recomienda tener al menos una semana de suministro del alimento que consume actualmente para poder ir bajando su proporción en función del nuevo.

La transición se debería desarrollar de la siguiente manera:

  • Primer y segundo día: se debe mezclar 25% del alimento nuevo con un 75% del alimento que consume actualmente.
  • Tercer y cuarto día: en esta etapa debes subir la proporción del alimento nuevo a un 50% manteniendo un 50% del alimento que consumía.
  • Quinto y sexto día: la comida nueva debe suministrarse al 75% mientras que la comida previa al 25%.
  • A partir del séptimo día: deberías poder darle el 100% de su ración usando el nuevo alimento.

Este suministro proporcional debe ser usado a forma de referencia. Lo más importante es considerar que tu mascota no debería comer más de la cantidad sugerida del nuevo alimento para no ocasionarle problemas digestivos. 

Dado el caso de que tu mascota no acepte completamente la comida nueva, podés retrasar este cronograma pero no deberías adelantarlo: es probable que el estómago de tu mascota no esté preparado.

Cambiar el alimento de tu perro deja de ser cachorro

Los requerimientos nutricionales de un perro cambian a medida cambia su etapa de vida.

Cuando es cachorro, necesita una mayor ingesta de proteínas para un buen desarrollo. A medida atraviesa su adultez, necesita mantener su estado corporal por lo cual necesita una determinada ingesta calórica y cuando transiciona a adulto mayor, necesita una dieta acotada en calorías y que proteja el funcionamiento de su organismo.

La transición alimentaria más importante para tu perro ocurre cuando pasa de ser cachorro a ser adulto.

Esto porque los cambios hormonales y fisiológicos demandan un cambio importante en su nutrición.

A la hora de cambiarle el alimento a un cachorro que pasa a ser adulto, debes tener en cuenta en qué momento preciso pasa a ser adulto en función de su tamaño.

Para entenderlo mejor:

  • Razas miniatura: estos perros alcanzan la adultez a partir de los 9 meses.
  • Razas pequeñas: alcanzan la adultez a partir de los 10 meses.
  • Razas medianas: alcanzan la adultez a partir de los 12 meses.
  • Razas grandes y gigantes: alcanzan la adultez a partir de los 2 años (24 meses).

Aunque este cambio fisiológico dependa de varios factores, está probado que las razas pequeñas alcanzan su madurez física más rápido que las grandes.

De acuerdo a estos parámetros, podés empezar a hacer la transición de un alimento de cachorro a un alimento de adulto.

Teniendo en cuenta que estos cambios son relativos, es importante que le prestes atención a la fisiología de tu mascota para entender cuando está entrando a la adultez.

Cambiar el alimento de tu perro cuando pasa a ser un adulto mayor

Aunque nos gustaría que nuestras mascotas se mantengan vivaces y vitales para siempre, la realidad es que la madurez es una etapa inevitable.

En algún punto, nuestros perros llegarán a ser viejitos.

A partir de los 7 años deberíamos considerar algún alimento que cubra las necesidades nutricionales de un perro mayor, que ya pasó la cúspide de su vida.

Por lo general, esto implica usar alimentos acotados en calorías, alimentos que contenga antioxidantes o que contemplen las necesidades de perros con sus capacidades en deterioro.

Por más que tu perro tenga más de 7 años, esto no implica necesariamente que necesite un alimento especial. Es posible que su estado de salud sea lo suficientemente bueno como para seguir ingiriendo el mismo alimento que siempre consumió

Pero esto va a depender mucho del estado de tu perro: existen perros que llegan a los 7 años con una excelente condición de salud así como existen perros que llegan a esa edad necesitando dietas especiales.

Si necesitas cambiar el alimento de tu perro en esta etapa, lo ideal es que respetes los cambios arriba expuestos para hacer una transición: el primer día le deberías dar 25% del alimento nuevo, entre el 5to y 6to día le deberías dar 75% del alimento nuevo y a partir de la primer semana le podrías dar un 100% de su nueva dieta.

Cambiar el alimento de tu perro por uno de mejor calidad

Por lo general, el alimento que le damos a nuestras mascotas tiene que ver con nuestro presupuesto.

Siempre y cuando nos lo podamos permitir, tratamos de darle el mejor alimento disponible a nuestros perros y gatos.

A veces tenemos la posibilidad de comprarle a nuestros perros un alimento de mejor calidad que el que nos podemos permitir actualmente.

Aunque tengamos el bienestar de nuestras mascotas en mente, no es ideal cambiarles su alimento muy seguido, pero llegado el momento se debe respetar el cambio gradual que mencionamos anteriormente.

Cambiar el alimento de tu perro cuando presenta un problema de salud

Si en algún punto tenemos la fea experiencia de ir a un veterinario y que este le diagnostique un problema de salud crónico a nuestro perro, lo más probable es que entendamos que necesitamos cambiarle el alimento a nuestra mascota.

Desde el punto de vista nutricional, acompañar el tratamiento de nuestro peludito con un alimento específico o que sea capaz de tratar su problema de salud es muy importante.

Las enfermedades que pueden requerir una dieta especial son:

  • Obesidad y diabetes
  • Osteoporosis
  • Enfermedades hepáticas
  • Enfermedades renales
  • Enfermedades cardíacas
  • Alergias de la piel
  • Alergias alimenticias
  • Problemas gastrointestinales

Ante la presencia de cualquiera de estas condiciones, lo ideal es seguir la recomendación del veterinario en cuanto a dietas especiales pero siempre que sea necesaria una transición, esta debería ser gradual al igual que la de cualquier cambio alimentario.

Qué hacer si mi perro rechaza una transición

Siempre que le des un nuevo alimento a tu perro, existe una posibilidad de que lo rechace o le cueste empezar a consumirlo.

Lo más importante es monitorear la ingesta de su nueva dieta durante el proceso gradual de transición: si se presentan vómitos o diarreas debes ocurrir de inmediato al veterinario y abandonar la nueva dieta por completo.

En caso de que tu perro rechace su nueva dieta de inmediato, deberías monitorear de que no pase más de 24 horas sin comer.

En caso de que el rechazo hacia su nueva dieta continúe, deberías parar la transición de inmediato y volver a darle su antigua ración.

Puede que el nuevo alimento no sea del agrado de tu mascota independientemente de si tiene algún problema de salud. Es posible que no le guste el aroma, la textura o el sabor.

En este caso se debería cortar la transición mientras le damos su alimento de siempre y posteriormente volver a intentar con otro tipo de alimento.

Conclusiones

Cambiarle el alimento a tu perro cuando este lo amerita es algo muy necesario.

Esta transición se puede dar por diversos tipos de razones: transiciones de edad, problemas de salud, darle un alimento mejor, que tu perro empiece a rechazar su alimento actual, etc.

En ningunos de estos casos deberías contemplar la transición de manera casual: todo cambio en la dieta de tu mascota puede tener consecuencias directas sobre su salud.

Por este motivo, te recomendamos pensar más de una vez si tu mascota está recibiendo una dieta adecuada o si, de lo contrario, debería cambiar de dieta.

En caso de que tu mascota amerite un cambio de dieta, ya sea por edad, gusto, calidad del balanceado u otros, no dejes de acompañarla en la transición para que sea transparente y agradable.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios, se el primero en dejar uno :)

Dejar un comentario

Recordá ser cordial y aportar a la conversación. Los comentarios que no aporten al debate no serán publicados