Los gatos son animales limpios que se acicalan solos.

Esto puede llevar a la creencia errónea de que no tenemos que intervenir de ninguna forma para que estén bien.

Pero en la convivencia con los humanos y más aún en entornos pequeños, es necesario que intervengamos en ciertas cosas de manera regular.

Cortarle las uñas es una de esas cosas.

En este artículo te explicamos cómo cortarle las uñas a un gato de manera detallada.

¿Por qué es necesario cortarle las uñas a un gato?

Cortarle las uñas a tu gato regularmente las mantiene en un largo saludable.

Mantener las uñas cortas de tu gato es de suma importancia: las uñas largas pueden causar encarnaciones en las almohadillas causándole heridas dolorosas que si no son tratadas pueden desencadenar en infecciones.

Además, las uñas de los gatos crecen en capas y es la capa exterior la que se cae cuando tu gato desgasta sus uñas al rasguñar.

Las uñas largas también pueden quedarse atascadas en superficies y al momento en que tu gato busca liberarse podría sufrir la pérdida de sus uñas, algo que le causaría inmenso dolor y tendrías que acudir a un veterinario. 

Mi gato tiene un rascador ¿no soluciona eso el problema de las uñas largas?

Todos los gatos necesitan arañar superficies, es un comportamiento instintivo y esencial que los gatos tienen para liberar sus uñas de estas capas muertas de tejido y mantener sus uñas saludables. 

Al arañar estas superficies también marcan su territorio para comunicarse con otros gatos.

Sin embargo, que arañe su rascador para gatos regularmente no detiene el crecimiento de sus uñas y las consecuencias negativas que este puede tener.

Es por eso que tener un rascador disponible es muy importante para que tu gato liberen la capa muerta de tejido de sus uñas sin dañar los muebles o las superficies de la casa pero el rascador nunca puede sustituir el cortado de las uñas del gato.

¿Cuándo comenzar a cortarle las uñas a un gato?

La mejor etapa para comenzar a cortarle las uñas a tu gato es cuando es cachorro ya que será más fácil acostumbrarlo a un proceso que tiene cierto nivel de estrés.

Cuando el gato ya es adulto y no está acostumbrado a este proceso puede llegar a resultar una experiencia muy estresante.

En el caso de empezar a cortarle las uñas a un gato adulto, es necesario que el proceso sea lo menos traumático y brusco posible y procurar hacerlo en momentos en los que tenga sueño (incluso después de comer).

Qué cortaúñas usar para cortarle las uñas a mi gato

A la hora de cortar las uñas de tu gato debes escoger la herramienta adecuada. Los cortaúñas ordinarios no son la mejor opción. 

Estos están diseñados para la forma aplanada de nuestras uñas por lo que no se adecuan a la forma de las uñas de nuestro felinos. Utilizar estos podría ocasionar que sus uñas se astillen y se rompan por la presión. 

Existen 3 tipos de cortaúñas para gatos:

Tipo tijera

Son ideales para gatos cachorros. Son fáciles de usar y muy compactos. Si tu gato es más grande o adulto es recomendable que consideres utilizar otro tipo de cortaúñas. 

Tipo tenaza

Son los más comunes. Estos son ideales para cualquier tipo de gato. Los mangos son firmes para realizar el corte, tienen un resorte y cuentan con un seguro para evitar sobrepasar el límite de corte. 

Tipo guillotina

Tienen espacio para posicionar la uña y cortar con más precisión. Este cortaúñas no será el más adecuado si tu gato no esta acostumbrado al proceso ya que por su forma será más complicado si él se pone nervioso con facilidad.

Recuerda tener en cuenta el tamaño de tu gato al elegir esta herramienta y además es de suma importancia que este bien afilada, esto te permitirá cortar con precisión sin astillar las uñas y causarle dolor. 

Una vez elegiste la herramienta correcta de corte podés empezar a prepararte para cortar las uñas de tu gato. 

Cómo cortarle las uñas a tu gato paso a paso

Sería maravilloso que podamos simplemente agarrar a nuestro gato y cortar sus uñas sin ningún tipo de ceremonia, pero no es así. Hay pasos que debes seguir para que este acontecimiento no estrese a tu mascota y podamos lograr que en el futuro nuestro gato tenga mayor predisposición al corte de uñas.

Empecemos por los pasos necesarios antes del corte

Conocé las uñas de tu gato

Tomate un momento tranquilo en el que puedas analizar las uñas de tu gato. Acaricia sus patitas con serenidad para que se vaya acostumbrando al tacto.

Presioná las almohadillas suavemente de adentro hacia afuera para exponer las garritas.

Aquí podrás observar su largo y color. La mayoría suele ser transparente, de lo contrario puedes ayudarte con una linterna para ver los detalles.

El objetivo de esta inspección es identificar la vena de la uña que es una sección rosada que no debe ser cortada jamás.

Familiarizá a tu gato con el cortaúñas

Al momento de adquirir esta herramienta es ideal que se la muestres a tu gato, permite que la olfatee y conozca.

También es recomendable accionarla con las manos para lograr que nuestro gato se familiarice con el ruido que hace esta herramienta.

De esta manera, tu gato no saldrá corriendo al momento de cortarle las uñas.

Encontrá un lugar cómodo y tranquilo 

Procura que sea su sillón favorito o incluso la cama, de modo que tu gato se sienta relajado y puedas ubicarlo en tu regazo.

Este lugar debe estar alejado de ruidos que puedan asustarlo. Transmitile tranquilidad y mejor si el proceso se hace cuando el despierte de su siesta.

Antes de llamarlo a tu regazo es imperativo que tengas listo el cortaúñas ya que si te levantas luego de que lograste ubicarlo él podría irse.

Ubicalo en tu regazo de manera de manipular las patitas como si manipularas tus propias uñas para cortarlas. No es aconsejable hacerlo de frente a él ya que no podrás agarrarlo, se sentirá incomodo, tratará de escapar y correrás el riesgo de provocarle heridas.

Podés utilizar un juguete para llamarlo al sillón o la cama, así irá voluntariamente. Incluso podés jugar un poco con él antes de iniciar el proceso para que se sienta más cómodo.

El corte de uñas en pasos



  • Agarra las patitas: Una vez tengas a tu gato en tu regazo, acaricialo y sus patitas también, dale unos suaves masajes para que se relaje.
  • Presiona: Para sacar la garrita presiona suavemente la sección de la almohadilla donde crece la uña de adentro hacia fuera para exponerla.
  • Posiciona el cortaúñas y corta: Posicionar el cortaúñas para calcular la posición que será cortada es primordial. No te acerques por nada a la vena, si cortas esta sección tu gato perderá sangre, ocasionándole una lesión que puede resultar en una infección. El corte debe hacerse por lo menos a 45 grados como se muestra en la imagen. Cada corte individual debe ser rápido y preciso, no te apresures entre corte y corte, tomate tu tiempo y hacelo con suavidad. Durante todo este proceso hablale suavemente, no alces la voz si se pone nervioso.

  • Tomá descansos: Dependiendo del nivel de confort de tu gato podés hacer pausas entre los cortes, así evitaras que se ponga nervioso y odie por completo el proceso. No forcejees.
  • Usa una toalla: Podés enrollar a tu gato en una toalla (como un burrito) y sacar las patitas para cortar sus uñas. Tomá esta media en caso de que tu gato deteste por completo el proceso incluso si seguiste los pasos previos. Enrollalo suavemente y que no quede muy apretado. El estar enrollado lo hará sentirse seguro.
  • Recompensa: Luego de la sesión de corte, premiá su comportamiento ya sea con galletitas, snacks o simplemente jugando con él. De esta manera asociará el cortarse las uñas con algo positivo.
  • Repetí el proceso cada tres semanas: Mientras las uñas de tu gato se mantengan más largas, la vena se mantendrá próxima a la punta de la garra. Si sus uñas se llegan a atascar en alguna superficie el quiebre le ocasionaría sangrado automáticamente por esta proximidad.

Conclusiones

Cortarle las uñas a un gato tiene beneficios para él como para nosotros: evitarás encarnaciones o uñas peligrosamente largas que se puedan salir en contacto con superficies además de muebles destruidos o que te ocasione heridas al jugar con él.

Pero el proceso puede ser algo traumático por lo que es necesario elegir bien qué cortauñas usar, en qué lugar hacerlo, cómo son las uñas de nuestro gato además de cómo es su comportamiento frente al corte de uñas.

Si ves que se pone muy nervioso con el proceso evita por completo el forcejeo. Acudí a tu veterinario para realizar el corte ya que en esta situación lo podrás contener y reconfortar mientras el médico profesional hace el trabajo de corte.

Mientras más frecuentemente cortes las uñas de tu gato, la vena tenderá a reducirse y alejarse de la punta, haciendo que puedan mantenerse en un largo saludable.

Con algunos gatos es inevitable el trabajo entre dos personas. Además si la uña de tu gato es oscura te será más dificil identificar donde termina la vena, para esto necesitaras una linterna y una persona extra que te asista en el proceso.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios, se el primero en dejar uno :)

Dejar un comentario

Recordá ser cordial y aportar a la conversación. Los comentarios que no aporten al debate no serán publicados