Tabla de contenidos

  1. Mi perro ladra, ¿Por qué lo hace?
  2. ¿Por qué mi perro le ladra a ciertas personas?
  3. Como evitar que mi perro le ladre la gente 

Ladrar es una de las principales formas que tu perro tiene de expresarse. Después de todo, la mayoría de ellos no puede hablar castellano (aunque nos gustaría que pudieran).

En un escenario ideal, nuestros perros ladrarían exclusivamente para pedir comida y para advertirnos de la existencia de intrusos en nuestro hogar; sin embargo, muchas veces le ladran a nuestros conocidos o a gente que no representa una amenaza.

Entonces, nos queda preguntarnos: ¿Por qué mi perro le ladra la gente que me visita? o ¿Porque le ladra a desconocidos?

Ladrar es normal, pero puede sobrepasar límites y tornarse molesto tanto para vos como para los que te rodean.

En este artículo te contamos sobre los posibles significados de los ladridos a las personas, ya sean conocidas o desconocidas y cómo corregir estos comportamientos.

Mi perro ladra, ¿Por qué lo hace?

Para entender porque tu perro le ladra a ciertas personas primero debemos comprender porqué ladran los perros.

Los perros tienen muchas formas de expresar sus emociones, su estados de ánimo y la forma en la que perciben su entorno. Una de estas formas es la expresión corporal: movimientos de cola, posiciones, energía, entre otros.

El ladrido de tu perro es una expresión que cumple una función de comunicación al igual que el leguaje corporal. Esta se expresa en sus relaciones con personas, ambientes y otros animales.

Por este motivo tu perro puede ladrar para comunicar diferentes cosas: advertirte de amenazas, para pedirte comida, atención, entre otras. 

Para identificar qué significan los ladridos de nuestro perro debemos prestar atención a su lenguaje corporal y expresiones faciales.

Un perro que está estresado y ladra suele mostrar salivación y jadeo excesivo, dificultad para obedecer comandos, entre otros.

Un perro enojado está preparado para defenderse, tiene la cola erguida, muestra las encías, gruñe y muestra rigidez corporal.

Si percibís estas señales, los motivos del ladrido son una reacción negativa a una situación o al ambiente que lo rodea. Debés identificar la causa y alejarlo del ambiente en el que está para que pueda calmarse.

Los ladridos solicitando cosas como paseos, comida u otros suelen expresar distintas poses corporales: se acercan y hacen contacto físico no agresivo para llamar la atención.

Ahora sabiendo esto podemos empezar a responder:

¿Por qué mi perro le ladra a ciertas personas?

A continuación, te explicamos las principales razones por las que tu perro puede sentir la necesidad de ladrarle a conocidos y desconocidos por igual:

Protegiendo su territorio

Los perros son animales muy territoriales, algunos en mayor medida que otros. Si recibiste visitas en tu casa y tu perro comienza a ladrar, es posible que lo interprete como una intromisión de un extraño a su territorio y te esté alertando sobre esta "amenaza". 

Los perros también reciben información de personas y animales mediante el olor. Esta sensación de intromisión a su territorio puede estar acompañada con el hecho de que tu visita tenga el olor de su peludito en la ropa, esto incrementa la incertidumbre en tu mascota y por eso siente que debe advertirte sobre una posible amenaza.

"Los perros huelen el miedo" 

Seguramente escuchaste el adagio de que los perros pueden "oler el miedo".

Aunque esta frase se repita hasta el hartazgo, probablemente no debemos interpretarla de forma literal.

Si alguna persona que le tiene miedo a los perros por haber vivido una mala experiencia con ellos llega a estar cerca del tuyo probablemente se ponga nerviosa y tu perro empiece a entonar unos ladridos. 

Esto tiene mucho que ver con el sentido del olfato de tu amigo canino:

La porción del cerebro utilizada para el olfato en el perro es 40 veces más grande que la misma porción utilizada en el cerebro del ser humano. Por este motivo, tu perro puede identificar el olor en el sudor de las hormonas liberadas por el miedo (como la adrenalina) pero esto no quiere decir que siempre reaccione negativamente a este olor.

Sin embargo, los perros pueden reaccionar ladrando frente a la presencia de una persona temerosa o nerviosa debido a que en la naturaleza los canes buscan imponerse sobre el débil para establecer dominancia.

Felicidad

Aunque solemos asociar el ladrido de nuestro perro a conocidos o visitas como algo negativo, este puede también significar que se siente feliz ante su presencia.

Puede ser que tu perro esté tan feliz de ver a esa persona que esté demandando jugar con ella o simplemente su completa atención.

El ladrido se puede incrementar aún más si tu perro está en otra habitación y siente frustración por no poder estar en compañía de esa persona.

Memoria

Los perros en sí no tienen una memoria de corto y largo plazo tan compleja como la nuestra. Sin embargo, su memoria olfativa y asociativa es excelente.

Si tu perro en algún momento vió a una persona hacer un movimiento brusco, hacer ruido o incluso maltratar algo o alguien, tené por seguro que lo recordará e inmediatamente ladrará en forma de alerta ya que considera que esta persona es una amenaza.

Adiestramiento inconsciente

Otra de las razones por las cuales tu perro le ladra la gente (ya sean conocidos o desconocidos) tiene que ver con el adiestramiento inconsciente.

Esto sucede cuando, por ejemplo en alguna ocasión tu perro ha comenzado a ladrar y tu primera reacción fue acariciarlo a modo de tranquilizarlo o si le has dado comida o algún snack para perros

Tu perro asociará su última acción realizada (ladrar) con la recompensa recibida por lo que repetirá su última acción en busca de recibir la misma recompensa.

Ahora que conocés las razones por las cuales probablemente tu perro le ladre a la gente, podemos comenzar ver cómo corregir este comportamiento. 

Como evitar que mi perro le ladre la gente 

En primer lugar debes identifica por qué está ladrando tomando en cuenta lo que te contamos anteriormente.

Si recibís visitas en tu casa y tu perro comienza a ladrar, debes entender que tu perro está protegiendo su territorio (y el tuyo por extensión) y las visitas deben presentarse como inofensivas a los ojos de tu mascota.

Haz que tu visita se acerque con cuidado a tu perro y que extienda su mano lentamente con la palma abierta para que tu perro la huela. 

Analizá su reacción: si tu perro baja la cabeza y se acerca es positivo, mantené esa situación por unos minutos para que tu perro conozca y acepte a tu visita. 

Este mismo ejercicio debes practicarlo con las personas que le tengan miedo a tu perro o con tu perro si le tiene miedo a ciertas personas. Siempre de forma lenta y paulatina.

Si tu perro gruñe durante el ejercicio, hacé que tu visita se aleje unos pasos y le de unos minutos para volver a intentar. Eso si: siempre con vos a su lado para que se sienta más seguro. 

Si se trata de una situación de felicidad en la que tu perro ladra de manera exagerada en presencia de la persona, no acerqués a tu perro a la persona hasta que se calme. De esta manera, debe entender que tiene que estar en silencio para relacionarse. 

Otra situación que se puede dar es que tu perro sufra de ansiedad y comience a ladrar ante cualquier estímulo. Debes evitar situaciones de estrés y ansiedad jugando con él o sacándolo a pasear para que no acumule energía o estrés.

Por último, debes corregir el comportamiento de tu perro si ladra debido al adiestramiento inconsciente. Cada vez que le ladre a un extraño o a tus conocidos dale una señal física: agarra con firmeza su cuello, de este modo le darás a entender que esta actitud no es positiva.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios, se el primero en dejar uno :)

Dejar un comentario

Recordá ser cordial y aportar a la conversación. Los comentarios que no aporten al debate no serán publicados