Tabla de contenidos

  1. Cada cuanto debo bañar a mi perro 
  2. Importancia de bañar regularmente a tu perro 
  3. Qué factores influyen en la frecuencia de baño de los perros
  4. Productos adecuados para el baño 
  5. Cuando puedo bañar por primera vez a un cachorro
  6. Los baños en el verano 
  7. La higiene no solo aplica al pelaje 
  8. Cuando no bañar a mi perro 
  9. Es posible bañar demasiado a mi perro? 

Los humanos nos bañamos todos los días (o eso espero) dado que carecemos de pelaje como barrera.

Los perros en cambio tienen al pelaje como primer barrera ante los agentes externos y no pueden bañarse tan seguido como nosotros por diversos motivos que explicamos en este artículo.

No hablaremos solamente de los baños sino de la higiene de los perros en general. Pero entendemos que puedes estar apurado y que quizás necesites una respuesta inmediata así que empezaremos por explicar cada cuánto debes bañar a tu perro.

Cada cuanto debo bañar a mi perro 

Como regla dura: no deberías bañar a tu perro con una frecuencia menor a 15 días.

Si tu perro es de pelo corto, lo recomendable es que lo bañes cada 3 meses.

Si tu perro es de manto medio/largo, lo recomendable es que lo bañes una vez al mes.

Como excepción: si tu perro se ensucia considerablemente o se mancha con algo que le pueda dañar la piel, deberás bañarlo sin importar si lo bañaste hace poco.

Estas frecuencias de baño dependen de varios factores que explicamos a continuación pero siguiendo esta normativa no tendrás problemas con la frecuencia de baño de tu perro.

Si estás interesado en profundizar un poco más en este tema y saber con mayor precisión por qué debes bañar a tu perro cada cierto tiempo y cada cuánto bañar a tu perro en específico continúa leyendo.

Importancia de bañar regularmente a tu perro 

La higiene de las mascotas es un requisito fundamental para mantener su salud.

Si tu mascota se expone constantemente a paseos al aire libre, a jugar en la naturaleza o interactúa con otros animales, es obligatorio que la bañes regularmente.

Los baños regulares garantizan una buena salud ya que evitan problemas de la piel: infestación de parásitos externos, hongos y otro tipo de infecciones.

En cuanto a la estética, un manto limpio permanece brillante y sin malos olores.

Por la proximidad nosotros también somos vulnerables a alguna enfermedades de la piel que nuestro perro pueda contraer: sarna, tiña, infecciones causada por hongos, etc.

Indicadores de que tu perro necesita un baño 

Si lo notas acalorado, es aconsejable refrescar con un baño rápido sin productos, en especial en verano.

Si estuvo muy activo y jugó por un largo periodo de tiempo un baño seco es lo ideal.

Si su manto se ensucia con alguna sustancia como aceite o pintura, es aconsejable darle un baño lo más pronto posible para evitar la irritación. 

Lo mismo si el manto estuviera en contacto con barro, tierra, arena. 

Si el manto despide mal olor es un indicador que necesita ser cepillado y/o bañado. 

Qué factores influyen en la frecuencia de baño de los perros

No existe una frecuencia exacta para determinar el baño de un perro, esto se deberá determinar de acuerdo a factores como: estilo de vida, tipo de manto y condiciones de la piel. 

Estilo de vida 

Los humanos sabemos que si nos ejercitamos o estamos demasiado transpirados debemos tomar una ducha. 

La misma regla aplica a nuestro perro: si es activo requerirá baños más frecuentes. 

El nivel de actividad es el factor primario para determinar cada cuánto bañar a un perro. 

Se sugiere bañar a perros activos por lo menos una vez cada 15 días.

Si tu perro se revuelca seguido en el barro, en la tierra o algo que lo haga ensuciarse mucho, un baño después de estas actividades es lo ideal. 

En cuanto a perros más sedentarios de pelo corto como el bulldog o el pug, necesitarán un baño cada dos o tres meses siempre y cuando se mantengan en interiores. 

Tipo de manto 

Cuando se trata del largo del pelaje, los perros de manto medio a largo necesitan baños más frecuentes: de 4 a 6 semanas.

Los de manto corto necesitan baños menos frecuentes: se deben bañar cada 3 meses. 

Se debe tomar en cuenta que el largo no es el factor más importante sino también la textura. 

Perros como el poodle o bichon tienen mantos suaves en los que la suciedad se adhiere rápidamente. 

Perros de mantos lacios como los del yorkshire terrier, shih tzus y lhasa apso también tienen tendencia a acumular aceites y suciedad por lo que es necesario bañarlos más seguido para que sus pelajes se mantengan frescos. 

Se sugiere bañar a razas sin pelo y de pelaje aceitoso como el labrador retriever y basset hound con frecuencia, alrededor de una vez cada 15 días, ya que ayuda proteger su piel de la absorción de bacterias contaminantes y toxinas que son naturalmente eliminadas cuando un perro de pelaje espeso empieza la época de muda. 

Los perros sin pelo son propensos a sufrir de bloqueo de poros y problemas dermatológicos como puntos negros y granos si el baño no es consistente en la rutina. 

Razas doble manto como los lobos siberianos pueden ser bañados una vez cada uno a tres meses.

Estos perros son propensos a la muda constante, el manto elimina de manera natural las células muertas y bacterias que pueden ser dañinas para su piel por lo tanto no es necesario bañarlos con frecuencia pero si cepillarlos al menos 3 veces por semana. 

Si no estás seguro que tipo de manto tiene tu perro puedes consultar con tu veterinario. 

Condiciones de la piel 

Este factor es muy importante a la hora de determinar la frecuencia de baño de tu perro.

Algunos padecen de condiciones de la piel ya sean crónicas o temporales que requieren la aplicación frecuente de shampoos especiales prescritos por el veterinario

La frecuencia con la que se debe bañar a un perro con condiciones de piel depende del shampoo medicado recomendado por el veterinario que se use y del tipo de condición. 

Productos adecuados para el baño 

Existe una infinidad de shampoos y acondicionadores para perro en el mercado, pero antes de adquirir alguno debes tomar en cuenta los principales factores que te mencionamos: estilo de vida, tipo de manto y condiciones de piel. 

Lo principal que debes tomar en cuenta es: nunca debes utilizar shampoo para humanos en tu perro. 

Esto se debe a que el pH de nuestra piel es ácido a diferencia del de los perros que es generalmente neutro.

Esto hace que nuestros productos de higiene lleguen a ser muy invasivos para ellos. 

Utiliza shampoos y acondicionadores especiales para perros tomando en cuenta su tipo de manto.

Si tu perro tiene el pelaje blanco es propenso a pigmentaciones amarillas y anaranjadas. Para evitar esto puedes utilizar shampoos blanqueadores. 

Al contrario, si tu perro tiene el manto oscuro existen productos que realzan el tono natural del pelaje de tu mascota. 

En nuestro catálogo te ofrecemos una gama de shampoos tonalizadores: Osspret máximo tonalizador blanco para mantos extra blancos, Sir Dog Bronze para mantos café, entre otros. 

Los mantos largos necesitarán shampoos especiales para evitar los nudos como el shampoo Dermapet Groom para pelo largo, que contiene ceramidas, alantoina y betaina de coco. 

Para perros sensibles con alergias dermatológicas debes utilizar shampoos suaves o neutros y evitar los perfumes, que son irritantes.

El shampoo Canish Hipoalergenico es ideal para perros de piel sensible: enriquecido con agentes humectantes, pH balanceado y sin aromas. 

Si tu perro necesita shampoos medicados debes consultar al veterinario para saber qué producto adquirir.

Shampoos medicados como los de la línea de Osspret, con Ketoconazol y Amitraz son ideales para tratar hongos e infecciones de la piel. 

Los baños eliminan la barrera natural de la piel de tu perro, por ello es recomendable utilizar un acondicionador suave apto para perros que reemplace los aceites naturales de su piel que el shampoo llega a remover.

Acondicionadores especiales como Moist Conditioner de Hydra Groomers apto para todo tipo de pelaje y de pH balanceado, enriquecido con avena y aceite de semilla de uva, nutren y suavizan el pelaje de tu mascota. 

Baños secos

No siempre podemos darle un delicioso baño de agua tibia seguido de un buen secado a nuestro perro. 

Ya sea por la falta de tiempo, alguna condición de la piel o de salud, a veces es inevitable saltar el baño por varias semanas. 

Existen soluciones alternativas como los shampoos secos que son productos que no necesitan enjuague. 

Estos absorben el exceso de sebo permitiendo eliminar la suciedad y desodorizar el manto de tu mascota. 

Esta solución ideal viene en varias presentaciones: en talco como Tidy Shampoo Seco, o en espuma como Canish Shampoo Seco y Megamazon Fast Shower Dry Bath

Con este tipo de shampoo solo basta espolvorear o aplicar la espuma sobre el pelaje, masajear suavemente y continuar con un suave cepillado. 

Cuando puedo bañar por primera vez a un cachorro

El factor crucial antes de contemplar la idea de bañar a tu cachorrito es la etapa de vacunación. 

La primera vacuna se administra a los 45 días de nacido y la última cuando tiene 3 meses de edad. 

Durante este periodo las defensas del cachorro están comprometidas, lo que significa que está mucho más propenso a contraer enfermedades y su sistema inmune no está preparado para combatirlas. 

Hay que hacer todo lo posible para que en este periodo el cachorro no se enferme. Por lo tanto, un baño puede ser contraproducente, sobre todo si el cachorrito se enfría antes del secado lo que lo puede hacer propenso a resfriarse.

Además, si se baña en este periodo la grasa natural que produce la piel y la protege pueden eliminarse haciéndolo propenso a futuras enfermedades y alergias cutáneas en el futuro. 

Si tu cachorro se ensucia en este periodo la solución es utilizar un shampoo seco especial para cachorros. Si se ensucia demasiado puedes utilizar un paño humedecido con agua tibia para limpiarlo. 

El primer baño es una situación desconocida para el perro, siempre genera cierto nivel de estrés por lo que hay que proceder con calma: el estrés y la ansiedad bajan las defensas de los cachorros.

Esperar al ciclo de vacunación es lo ideal. Se recomienda esperar hasta los 6 meses para bañar a un cachorro, de esta manera puede recibir el baño con un sistema inmune consolidado.

La temperatura del agua es muy importante ya que se someterá a cambios de temperatura corporal al bañarse y luego del baño. Por este motivo, el agua debe ser templada

Utiliza shampoos especiales para cachorros en estas etapa con formulas más suaves para evitar resecar demasiado la piel. Un buen ejemplo es el shampoo Beeps Puppies enriquecido con proteína de leche. 

Los baños en el verano 

Estos son distintos a los baños en temporadas regulares. En estas épocas los perros son propensos a golpes de calor y deshidratación. Al no poder transpirar, regular su temperatura corporal se les hace más difícil. 

Por eso un refrescante baño a la semana en esta estación ayuda a tu mascota a mantener una buena sensación térmica. 

Hidratar y no lavar 

En verano el propósito del baño debe ser refrescar a tu mascota, mojarlo.

El uso del shampoo y acondicionador debe ser poco frecuente ya que el objetivo real es evitar la resequedad de la piel y regular su temperatura corporal. 

En verano hay menos probabilidades de que tu perro contraiga un resfriado o alguna enfermedad, por eso puedes bañar una vez a la semana a tu perro en esta temporada.

Lo más importante es que el torso y las patas entren en contacto con el agua. 

El secado es importante: en perros de pelo corto y fino solo bastará secarlos un poco con una toalla ya que las altas temperaturas contribuyen a que el secado sea más rápido. 

De ser un perro con manto largo y grueso debes acudir al secador y la toalla: la humedad en estas condiciones facilita el desarrollo de hongos. 

A la hora del baño evita mojar la cabeza, lo aconsejable es mojar solo el torso y pasar una toalla húmeda en el rostro. 

La higiene no solo aplica al pelaje 

A la hora de la higiene no podemos dejar de lado otros aspectos de cuidado en nuestra mascota. El cepillado del manto, la limpieza de orejas, rostro y el cortado de uñas es indispensable para mantener la salud de nuestro perro. 

El cepillado

Sin importar cada cuánto bañas a tu perro, cepillar su manto regularmente es crucial para mantener la salud capilar de tu mascota en buen estado. 

Este proceso es muy importante ya sea un manto corto o largo y en especial en tiempos de muda. 

Un cepillado regular expulsa de manera natural las células muertas de la piel, tierra, suciedad, parásitos externos y distribuye los aceites naturales del pelaje de manera pareja.

Los perros de pelo largo o de doble manto como el lobo siberiano o el pastor alemán requieren varias sesiones de cepillado por semana, a diferencia de los perros de pelo corto, que solo necesitan un cepillado liviano por semana. 

El cepillado constante mantendrá el manto de tu perro fresco y brillante haciendo que se reduzcan las posibilidades de que el pelaje se opaque. 

Limpieza de orejas y rostro 

La proliferación de bacterias y levaduras en el oído de tu perro puede causar infecciones como la otitis. La limpieza de orejas puede ayudar a evitar esta enfermedad u otro tipo de infecciones. 

A la hora del baño evita por completo pasar agua cerca de sus orejas, la humedad en ellas puede causar la aparición de hongos y derivar otro tipo de enfermedades. 

Con tu dedo enrollado en una toalla levemente humedecida limpia el exterior de la oreja mediante movimientos suaves. 

En el interior limpia con una gasa esterilizada y humedecida con algún producto especial para la limpieza de este área de igual manera mediante suaves movimientos, una excelente opción de limpieza de oído es Hydra Groomers Ear Cleaner.

Cuando se trata del rostro al igual que las orejas debes evitar pasar agua por estas zonas. 

Utiliza un paño húmedo para limpiar el rostro. También puedes utilizar productos especiales como Hydra Groomers Eye & Face Cleaner que ayudará a desaparecer las manchas de lágrimas y lagañas. 

Los perros con arrugas en la cara son más propensos a tener hongos, el exceso de humedad puede contribuir a su proliferación, por lo tanto evita por completo el agua en sus rostros y utiliza un paño con productos especiales como lo mencionamos previamente. 

Corte de uñas 

Cortar las uñas de tu perro regularmente es muy importante para evitar encarnaciones e infecciones que pueden llegar a ocasionar serios problemas de salud. 

Trata siempre de cortar regularmente las uñas de tu perro. Puedes visitar nuestro artículo acerca de cómo cortarle las uñas a un perro para conocer todo lo que tienes que saber sobre este proceso.

Limpieza de dientes 

La limpieza de los dientes es muy importante para evitar la formación de placa bacteriana.

La acumulación de placa puede ocasionar problemas graves de salud como endocarditis bacteriana convirtiéndose en casos más extremos, en una insuficiencia cardiaca. 

Se recomienda cepillarle los dientes al menos dos veces por semana con un cepillo y crema dental especial para perros. 

Este proceso puede ser traumático especialmente si el perro no está acostumbrado. 

Para evitar realizar esta incómoda tarea tan seguido, existen alternativas mucho más divertidas que tu perro disfrutará como los snacks y huesos dentales.

La línea Mon Ami tiene muchas opciones apetitosas de snacks dentales como: Dental Milky, Dental Clean, Muchy Bone Sabor Carne entre otros. Estos snacks son una alternativa saludable y deliciosa a los huesos de cuero. 

Entre los huesos dentales están CanCat con sabor a carne y los huesos Nylabone una línea diseñada específicamente para el cuidado dental de tu mascota, con textura, sabores, distintos tamaños y resistencias. 

Cuando no bañar a mi perro 

Así como establecimos que bañar a los cachorros en el periodo de vacunación puede ser contraproducente, lo mismo aplica para perros adultos. 

Los perros adultos son mucho más resilientes que los cachorros porque su sistema inmune ya está formado. 

A pesar de esto, bañarlo luego de la vacunación puede bajar sus defensas si su temperatura corporal baja, haciéndolo propensos a resfriados.

Se debe evitar los baños después de vacunaciones, operaciones o tratamientos de medicamentos.

Lo ideal es esperar 10 días como mínimo luego de cualquiera de estos o de lo contrario seguir las indicaciones del veterinario. 

También debes revisar la piel de tu mascota antes del baño, si tiene un cuadro alérgico o la piel irritada, debes consultar al veterinario ya que puede necesitar tratamiento o un producto de baño especial.  

Es posible bañar demasiado a mi perro? 

Si, bañar a tu perro muy seguido causará que los aceites naturales que protegen la barrera natural de la piel se eliminen.

Esto puede causar irritación y resequedad dejando a tu perro expuesto a contraer graves enfermedades cutáneas. 

Si notas la piel de tu perro irritada o seca significa que estas bañando a tu perro con demasiada frecuencia.

Lo recomendable en esta situación es que dejes de bañar a tu perro tan seguido y tomes en cuenta que tipo de manto tiene, su estilo de vida o en otros casos si tiene condiciones de la piel para determinar la frecuencia de los baños.

Comentarios

Ramiro Veloso
Gracias por esta información. Justo bañe a mi perro y me estaba preguntando cuando volverlo a bañar!
Jorge uncal
Muchas gracias por los consejos !!

Dejar un comentario

Recordá ser cordial y aportar a la conversación. Los comentarios que no aporten al debate no serán publicados