¿Cómo saber si mi perro tiene fiebre?

La fiebre en los perros es un síntoma ante condiciones ocasionadas por infecciones, virus, hongos e incluso un golpe de calor. En este artículo te contamos cómo saber si tu perro tiene fiebre y qué puedes hacer al respecto

    Tabla de contenidos

  1. 1. ¿Qué es la fiebre en los perros?
  2. 2. ¿Cómo saber si mi perro tiene fiebre?
  3. 3. Síntomas de la fiebre en perros
  4. 4. ¿Cómo tomar la temperatura de un perro?
  5. 5. Causas de la fiebre en perros 
  6. 6. ¿Qué hago si mi perro tiene fiebre?
  7. 7. Conclusiones

Si nuestro perro tiene fiebre, es inevitable que nos despierte gran preocupación.

La fiebre es un síntoma de que algo no está bien con nuestra mascota, por eso, saber como detectarla y tratar el problema de raíz es imperativo.

Debemos tomar en cuenta que la temperatura corporal de un perro es distinta a la nuestra y la de los cachorros también es distinta de los perros adultos.

Por eso para saber si un perro tiene fiebre debes tener en cuenta una serie de cosas.

En este artículo te contamos cómo saber si tu perro tiene fiebre, qué significa este síntoma y que hacer en estos casos.

¿Qué es la fiebre en los perros?

Primeramente, debemos establecer que la fiebre es solo un síntoma de que algo está ocurriendo en el organismo de tu mascota. 

Es una respuesta de protección del sistema inmunológico de tu perro. 

El sistema inmune pone en marcha este mecanismo ante la presencia de patógenos: el cuerpo aumenta su temperatura para protegerse de los mismos.

Este mecanismo de protección también sucede con nosotros. 

La temperatura corporal normal de un perro se encuentra ente los 38 y 39 grados centígrados.

Cuando su temperatura corporal supera los 39 grados, nuestro perro tiene fiebre. 

Pero, cómo podemos darnos cuenta que nuestro perro tiene fiebre si no tenemos un termómetro? Te contamos a continuación. 

¿Cómo saber si mi perro tiene fiebre?

Como te comentamos, el aumento de temperatura corporal (por encima de los 39,7 grados) es un indicador de fiebre.

La manera más precisa de saber si tu perro tiene fiebre es tomarle la temperatura con un termómetro rectal especial para mascotas.

Si no tenes un termómetro a mano para corroborar la temperatura, hay otras alternativas para percatarte de un cuadro de fiebre:

  • Palpa las orejas y las patas: en estos lugares hay una importante concentración de vasos sanguíneos que se calientan e inflaman por el aumento de circulación de las células inmunológicas.
  • Toca su nariz: si la nariz expulsa una sustancia verde o amarilla puede ser síntoma de una infección respiratoria. Si no hay secreciones y su nariz está seca en combinación con la temperatura elevada, puede ser otro síntoma de fiebre.
  • Pala las axilas y la ingle: estas zonas también llegan a reflejar si hay un aumento en la temperatura corporal, además en estas áreas se liberan sustancias inmunitarias que segregan hormonas que avisan al sistema nervioso la presencia de una infección.
  • Revisa sus encías: cuando se presenta la viebre, las encías toman una tonalidad más intensa, se calientan y se secan.

Toca y revisa estas zonas con cuidado, si tu perro está enfermo y presenta un cuadro de fiebre a causa de algún problema de salud, lo mejor es manipular a nuestra mascota con delicadeza.

Síntomas de la fiebre en perros

Aparte de la palpación, hay síntomas y comportamientos que se pueden presentar en un cuadro febril, identificarlos te ayudará a saber si tu perro tiene fiebre:

  • Nariz seca y caliente al tacto 
  • Escalofríos y temblores
  • Debilidad
  • Letargo
  • Apatía y/o tristeza
  • Falta de apetito 
  • Ojos acuosos o llorosos y mirada triste
  • Taquicardia y aumento de frecuencia respiratoria
  • Agresividad
  • Jadeo
  • Deshidratación
  • Hipotermia

La hipotermia también es un síntoma de fiebre, se da cuando hay un pico elevado de temperatura y luego desciende quedando debajo de los 38 grados.

Otros síntomas acompañando a la fiebre son la diarrea y el vómito

Si podes tomar la temperatura de tu perro y ésta alcanza los 41 grados debes acudir al veterinario lo antes posible ya que es una situación grave.

Si la temperatura es menor a los 38 grados también es un motivo de alarma.

¿Cómo tomar la temperatura de un perro?

Debes utilizar la herramienta adecuada y seguir los siguientes pasos para realizar esta tarea de manera correcta:

  • Utiliza un termómetro rectal especial para perros
  • Tomar la tempertura antes de darle de comer 
  • El termómetro debe estar limpio
  • Tu perro debe estar relajado 
  • Idealmente hazlo acompañado de otra persona para que sujete a tu perro
  • Utiliza lubricante para insertar el termómetro y no lastimar a tu perro
  • Si el termómetro es digital, espera hasta que el temporizador te lo indique. Si es analógico debes esperar por lo menos 2 minutos.
  • Retiralo y desinfectalo

Sigue los pasos y seémuy cuidadoso para no lastimar a tu mascota en el procedimiento.

Causas de la fiebre en perros 

Como te mencionamos previamente, la fiebre no es un afección, es un síntoma de que algo está pasando en el cuerpo de nuestra mascota. 

Se trata de una respuesta biológica del sistema inmune ante la presencia de patógenos en el organismo de tu perro.

Te contamos las causas más comunes por la presencia de un cuadro febril en perros:

  • Una infección debido a virus o bacterias
  • Golpes de calor 
  • Reacciones a vacunas
  • Ingesta de sustancias tóxicas
  • Infección derivada de una herida
  • Infección en el oído
  • Reacción alérgica a alimentos
  • Infección del tracto urinario 

Existen muchas otras causas por las cuales un perro puede tener fiebre, como la manifestación de enfermedades de base, desordenes metabólicos y hormonales, entre otras.

La temperatura elevada también te se puede presentar en hembras a punto de parir, pero este es un proceso normal.

¿Qué hago si mi perro tiene fiebre?

Si has tomado la temperatura de tu perro y esta se encuentra entre los 39 y 41 grados, debes acudir al veterinario de inmediato.

En estos momentos asegurate que consuma líquidos suministrandolos de a poco con una cuchara para evitar la deshidratación.

De manera provisional, y hasta que acudas al veterinario, podés tratar de bajar su temperatura con un paño húmedo colocándolo sobre su abdomen, ingle y axilas.

Con este método la temperatura bajará de manera momentanea calmando el malestar pero su fiebre volverá a subir. 

De ninguna manera debes medicar a tu mascota en casa con paracetamol o ibuprofeno porque son tóxicos para él. 

Solo el veterinario puede medicar a tu mascota y decidir cuál será el mejor método para bajar la fiebre en ese momento.

Lo primero que tu veterinario debe hacer es determinar la causa de la fiebre mediante los estudios correspondientes.

A partir del diagnóstico puede recetar un tratamiento a base de antibióticos acompañados de fluidoterapia para combatir la deshidratación.

Tu perro no tendrá mucho apetito para comer sus croquetas. Por eso, darle una dieta blanca a base de caldos de pollo le ayudará a recuperarse y mantenerse hidratado.

Si presenta temblores, cubrilo con una manta ligera y acompañalo para que se sienta reconfortado.

Conclusiones

La fiebre en nuestro perro no debe pasar desapercibida.

Al notar los cambios en su comportamiento que te mencionamos anteriormente cerciorate de que no tiene fiebre tomándole la temperatura.

Si tenés un termómetro, usalo cuidadosamente como te indicamos, de esta manera sabrás su temperatura con precisión.

Si no contás con un termómetro, realizar las palpaciones y revisiones corporales además de observar la conducta de tu perro y sus síntomas te ayudarán a determinar si tiene fiebre o no.

Recordá que la fiebre es un síntoma y no una afección, el sistema inmune de tu perro está reaccionando ante la presencia de patógenos en su organismo.

Acudí al veterinario lo antes posible para determinar la causa de la fiebre y también combatir este síntoma que puede resultar en complicaciones como la deshidratación.

De ninguna manera mediqués a tu mascota, los medicamentos de humano como el paracetamol y el ibuprofeno son tóxicos para él, podrías causarle un gran daño a su salud e incluso poner su vida en riesgo.

Hidratá a tu perro de a poco con cucharadas de agua o caldo de pollo para evitar que se deshidrate y ponele compresas frías en la ingle, axilas y abdomen hasta que podás acudir al veterinario.

Por último y no menos importante, dale mucho cariño y acompañalo en estos momentos, se sentirá reconfortado y le ayudará a mejorar sus ánimos.

Te fue útil esta información? Si tu perro ha tenido fiebre alguna vez, cómo fue esa experiencia? Contanos en los comentarios!