El agua es el elemento más importante para cualquier ser vivo ya que interviene en muchas funciones vitales de los organismos. Tu perro no es la excepción, por lo que es fundamental que tenga una correcta hidratación.

Este líquido indispensable forma gran parte de los procesos que mantienen saludable a tu mascota: la digestión, la circulación de la sangre, la regulación de la temperatura corporal, el filtrado de residuos, la hidratación de la piel para la protección de agentes externos, entre otros.

La hidratación en perros siempre es importante pero en épocas de calor excesivo, como la que atravesamos en nuestra región (Santa Cruz, Bolivia), debemos prestarle especial atención ya que los procesos de deshidratación se aceleran.

Todos entendemos la importancia del agua en nuestras dietas y en las de nuestras mascotas, pero no muchos de nosotros podría definir qué es la hidratación y cómo definir sus límites.

¿Qué entendemos por hidratación?

Podríamos decir que hidratar es agregarle agua a algo.

Pero, a la hora de hablar de procesos biológicos podríamos definir que un organismo está correctamente hidratado si no tiene deficiencias en la disponibilidad de agua para el correcto desempeño de los procesos biológicos en los que el agua interviene.

La hidratación implica no solo la disponibilidad de agua sino la existencia de suficiente cantidad de agua disponible biológicamente para el correcto funcionamiento de un organismo

¿Qué significa esto?

Que podemos tomar una cierta cantidad de agua en un envión pero que de todas formas podemos estar temporalmente deshidratados hasta que ese agua se pueda incorporar biológicamente.

Si el agua que ingerimos no equipara o supera la que excretamos también podemos hablar de deshidratación.

Es decir que el transcurso del tiempo y las necesidades de cada organismo tienen que entrar sí o sí en la definición de hidratación.

Entendiendo esto surgen preguntas más puntuales acerca de nuestras mascotas que responderemos a continuación:

¿De qué forma pierde líquido mi perro?

Nuestros perros pierden agua de diferentes maneras: a través de la orina, cuando jadea, a través de las almohadillas de las patas, a través de la nariz y de las heces.

El jadeo, la humedad en la nariz y las patas, son formas de transpiración en pos de regular su temperatura corporal. 

Por eso la temperatura ambiental y el nivel de actividad física influyen en la cantidad de agua que los perros pierden y por tanto hay que reponer.

¿Qué cantidad de agua debe tomar mi perro? 

Lo más recomendable es que tu mascota beba 60 mL de agua por kilo de peso al día. Esto quiere decir que si tu perro pesa 10 kilogramos, debería consumir alrededor 600 mL de agua al día. Como referencia, una botella pequeña de agua mineral tiene ese volumen.

Es de suma importancia que le proporciones acceso a agua fresca en todo momento ya que tu mascota beberá toda el agua que necesite, siempre y cuando la tenga disponible y quiera tomarla.

Para propiciar un consumo adecuado de agua, el bebedero de tu perro debe ser amplio y contener abundante agua limpia.

Los perros no suelen tener problemas para consumir líquidos pero es más agradable para ellos tener un bebedero con abundante agua y que sea accesible. 

No te olvides de mantener el bebedero limpio ya que nuestros perros son animales muy juguetones y usualmente están revolcándose por todos lados y pueden llevar suciedad a su bebedero.

Consumir ese agua contaminada podría causarle problemas intestinales que resulten en diarreas acompañadas de una deshidratación severa que requiera atención veterinaria.

Debido a que nuestros perros pierden líquido al igual que nosotros, debemos compensar a diario esta pérdida con la ingesta de agua, ya sea de manera directa o mediante la comida.

Alimento húmedo: otra fuente de hidratación en perros

No solo del agua bebe el perro.

Tu mascota también se hidrata a través del consumo de alimento que tenga un alto porcentaje de humedad.

Existen varias opciones para proporcionarle comida húmeda a tu perro:  Purina te ofrece una amplia variedad de raciones húmedas de precios accesibles como Dog Chow Cena de Carne Trozos Jugosos.

Podés mezclarlo con sus croquetas secas para proporcionarle una fuente adicional de hidratación. 

La combinación le encantará y será beneficiosa para su salud: no solo le otorga una fuente adicional de hidratación sino que los alimentos húmedos contienen niveles más altos de proteína de calidad.

¿Que puedo hacer yo para evitar que mi perro se deshidrate?

Aunque tengamos cuidado y prestamos atención a la hidratación de nuestra mascota hay situaciones, como enfermedades, que desencadenan en diarreas o vómitos y que requieren de atención del veterinario e incluso, algún tipo de terapia de rehidratación intravenosa. 

Hay situaciones que podemos controlar para evitar que nuestro perro se deshidrate aparte de las que mencionamos previamente como la accesibilidad al agua y proporcionar comida húmeda. 

  • El ejercicio: podemos pensar que nuestros perros son incansables por lo enérgicos que son, pero esto no es así: los perros no saben cuando parar a la hora de jugar. Nosotros debemos marcar las pausas y darles un descanso entre juego y juego. El exceso de ejercicio puede llevarlos a perder muchos más líquidos que luego son difíciles de reponer sólo con la ingesta de agua directa.
  • Ingesta de alimentos que puedan provocar diarreas: alimentos como la leche, las uvas, el chocolate, la cebolla, el ajo, entre otros; pueden provocar diarreas en los perros, diarreas que, de no ser controladas oportunamente, pueden llevar a la deshidratación.

Golpes de calor 

En días de calor tu perro perderá mucho más líquido que en un día regular por lo tanto, debes asegurarte que tenga acceso a un bebedero con abundante agua fresca todo el tiempo.

A veces es inevitable que nuestras mascotas sufran por el calor intenso, pero hay medidas que se pueden tomar para evitar que nuestros perros se deshidraten. 

Mantén el bebedero de la casa bajo sombra y alejado del sol para que el agua no se caliente, procura cambiar el agua cada cierto tiempo en el día para que se mantenga fresca. 

Si vas con tu perro a la tienda o al súper mercado no lo dejes atado por ningún motivo bajo el sol, siempre bajo la sombra y de ninguna manera dentro del auto ya que aunque le dejes la ventanilla abierta, en un día caluroso estar encerrado le puede causar una deshidratación severa.

No dejes caminar a tu perro sobre el pavimento caliente porque si bien las almohadillas de las patas le proporcionan resistencia, no están preparadas para aguantar una superficie con temperaturas tan elevadas. 

Si sacás a pasear a tu perro evitá hacerlo en las horas de más calor, de preferencia hacelo en la noche o temprano en la mañana cuando el pavimento no haya absorbido todo el calor.

Además procura llevar un bebedero portátil para los paseos largos, una opción ideal es el Bebedero Portatil Cool Pup, que es muy cómodo para transportar y tiene una compresa enfriable en la base para mantener el agua fresca.

De esta manera se mantendrá hidratado durante el paseo y podrá retomar sus juegos con más energía. 

De nuevo, no es recomendable que se ejercite más de lo necesario en estos días de calor.

¿Cómo identificar si mi perro está deshidratado?

Nuestros perros presentan señales que podemos identificar cuando se presenta un cuadro de deshidratación.

Debemos estar atentos a estas señales físicas y de comportamiento para actuar rápidamente.

Estas señales son:

  • Falta de elasticidad en la piel: fijarse en las almohadillas de las patitas. Si al tocarlas ejerciendo una leve presión no recuperan su forma original esto puede significar una falta de líquido.De la misma manera podemos probar en la zona de la piel del cuello, jalarla y soltarla y ver si regresa rápidamente a su forma normal. 
  • Nariz seca: la nariz es uno de los canales por el que los perros regulan su temperatura corporal, si la notas muy seca puede ser por falta de agua. 
  • Sequedad en encías: en condiciones normales lucen rosadas y húmedas, salvo en los perros Chow Chow y otras razas que por sus particularidades tienden a tener un color gris. Encías blancas o amarillas pueden ser síntomas de deshidratación o de otras afecciones.
  • Letargo o baja movilidad: un animal deshidratado hace lo posible por conservar lo poco que le queda de agua disponible por lo que baja su nivel normal de movimiento y se muestra aletargado.

¿Qué hacer ante una deshidratación severa?

Ante un grado más importante de deshidratación es conveniente evaluar darle asistencia veterinaria ya que, en casos agudos lo más seguro es darle un suero intravenoso.

Este tipo de deshidrataciones se pueden evaluar con las mismas técnicas explicadas arriba, lo único es que la falta de elasticidad en la piel, la sequedad en nariz y encías será más importante.

En una deshidratación severa, nuestro perro no pierde solamente líquido sino que también pierde electrolitos vitales para el equilibrio de pH. Estos electrolitos deben ser repuestos de manera urgente. 

Por lo general esto se hace con sueros intravenosos pero ante una emergencia es posible hacer un suero casero que tendrá un efecto similar, aunque no tan inmediato, que un suero intravenoso.

Para preparar este suero mezclamos 1 litro de agua mineral con 3 cucharadas de azúcar, 1 cucharada pequeña de sal, ½ cucharada pequeña de bicarbonato de sodio (para equilibrar el pH).

Esta solución debe hervirse y, una vez enfriada, colocarse en el bebedero de nuestro perro.

Nunca hay que dejar de tomar en cuenta que el suero intravenoso suele ser imprescindible en algunas circunstancias de mayor gravedad por lo que siempre es aconsejable consultar con el veterinario de tu perro antes de suministrarle este suero casero.

Conclusiones

Los perros autorregulan su consumo de agua por lo que mantenerlos hidratados es una tarea que consiste básicamente en proveerles una fuente permanente de agua limpia y fresca.

Debemos prestar atención a los factores que pueden provocar deshidratación en nuestro perro. 

Tener en cuenta la temperatura ambiental, los esfuerzos físicos, la existencia de condiciones como la diarrea y los síntomas que expresan que nuestra mascota está deshidratada.

Si bien sabemos que los perros deben consumir aproximadamente 60 mL de agua por cada 1 kg de peso corporal, más que llevar control de su consumo diario, lo ideal es proveerles agua cuando la necesiten.

Dada una deshidratación severa, es recomendable consultar con su veterinario para tomar los recaudos necesarios.

En conclusión, mantener a tu perro hidratado es una tarea de rutina y de prestar atención a los síntomas que indiquen que necesita consumir más líquidos. Más aún en los días calurosos.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios, se el primero en dejar uno :)

Dejar un comentario

Recordá ser cordial y aportar a la conversación. Los comentarios que no aporten al debate no serán publicados