Tabla de contenidos

  1. ¿Qué son las feromonas en los perros?
  2. Tipos de feromonas en perros
  3. ¿Cómo percibe mi perro las feromonas?
  4. Feromonas sintéticas para perros ¿Qué son y para qué se utilizan?
  5. ¿Las feromonas sintéticas pueden dañar la salud de mi perro?
  6. Conclusión

Nuestros perros son muy expresivos a la hora de comunicarse con nosotros pero, ¿alguna vez te preguntaste cómo se comunican entre ellos?

Una de las formas más importantes es la comunicación por feromonas. Estas comunicación no verbal es utilizada por los perros para enviar distintos mensajes hacia el exterior.

En este artículo te contamos todo sobre las feromonas en los perros y también acerca de cómo usar feromonas sintéticas para ayudar con comportamientos relacionados con el estrés. 

¿Qué son las feromonas en los perros?

Las feromonas son sustancias químicas secretadas por animales de distintas especies incluyendo los perros. 

Estas sustancias se segregan hacia al exterior para inducir a los de su misma especie a determinadas reacciones características y exclusivas.

Siempre se detectan a través del olfato pero se emiten de diversas formas: a través de la orina, las glándulas anales, a la hora de amamantar, a través de la vulva e incluso a través de las glándulas sudoríparas de las patas.

Esta forma de comunicación olfativa entre nuestros compañeros peludos transmite diversos mensajes: desde la felicidad, el miedo, la tranquilidad y hasta la disposición para copular.

Tipos de feromonas en perros

Como establecimos, los perros liberan distintos tipos de feromonas que a su vez se pueden clasificar de acuerdo a la forma en la que actúan.

En función de su acción, podemos clasificar a las feromonas caninas en:

  • Feromonas desencadenantes: estas feromonas son de acción inmediata, el perro que las emite desencadena una reacción inmediata en el perro receptor. Un ejemplo de estas es la feromona apaciguante.
  • Feromonas cebadoras: no producen un cambio inmediato de conducta en el perro receptor. Se dan cambios fisiológicos a nivel hormonal después de varios días. Las feromonas sexuales entrarían dentro de esta categoría.
  • Feromonas señaladoras: éstas están cargadas de información del perro que las emitió. Por ejemplo, cuando sales a pasear con tu perro y deja su marca al caminar.

Las dos principales feromonas en los perros son las feromonas apaciguantes y las sexuales

Feromonas apaciguantes en perros

Segregadas por la hembra en la etapa de lactancia, su función es transmitir calma y seguridad a sus crías.

Los cachorritos pueden sufrir mucho estrés y ansiedad en situaciones como cuando están en entornos desconocidos, ante ruidos fuertes, entre otros.

La feromona apaciguadora es quizás la más importante en la vida de un perro

Al nacer, los cachorros son ciegos y sordos y el primer contacto que tienen con la madre es a la hora de lactar. 

En esta etapa, el cachorro desarrolla el sentido del gusto y del tacto ya que con las patas delanteras estimula la salida de leche del pezón. 

Posteriormente, desarrollan el sentido del olfato y aquí es donde tienen su primer contacto con las feromonas.

Todos los cachorros en fase lactante necesitan reconocer el aroma de las feromonas para encontrar a su mamá, poder comer y además establecer un fuerte vínculo con ella.

La feromona apaciguante tiene un efecto ansiolítico que los ayuda a mantenerse calmos incluso en situaciones que normalmente les generarían estrés.

La sensibilidad a las feromonas caninas apaciguantes no se pierde cuando dejan de ser cachorros sino que continúa a lo largo de sus vidas.

Feromonas sexuales

Las feromonas sexuales son las encargadas de dejar mensajes de atracción al sexo opuesto. 

Esto se da mediante un particular olor que favorece el encuentro entre el macho y la hembra para posteriormente copular. 

La hembra libera feromonas a través de la orina cuando entra en celo para dar a conocer su disponibilidad para copular. 

El macho puede oler estas potentes feromonas hasta 1 km de distancia.

¿Cómo percibe mi perro las feromonas?

Se detectan a través del olfato. En particular: a través del órgano vomeronasal ubicado justo encima del paladar.

Al notar estas señales olfativas, los perros manifiestan una conducta llamada "Reflejo de Flehmen".

Este gesto consiste en la elevación del labio superior, manteniendo la boca abierta y la postura de la cabeza elevada: casi como una risa muda e incluso acompañada de movimientos suaves de la lengua. 

Este proceso hace que se abra la válvula que tapa el orificio del labio superior donde se encuentra el órgano vomeronasal, responsable por la habilidad para detectar las feromonas.

De esta manera, pueden viajar al interior y pasar a los receptores neuronales en el cerebro.

Los animales están constantemente detectando olores y aunque las feromonas no son percibidas de manera consciente, solo basta una pequeña cantidad de estas moléculas en el aire para que el órgano detector de feromonas se active y desencadene reacciones en ellos.

Reflejo de Flehmen en perros

 

Feromonas sintéticas para perros ¿Qué son y para qué se utilizan?

Las feromonas sintéticas para perros son moléculas análogas a la feromona apaciguadora canina (DAP).

Éstas sólo pueden ser percibidas por los perros: no tendrán ningún efecto en humanos ni en animales de otras especies.

La forma sintética de las feromonas para perros se utiliza para el manejo del miedo y la ansiedad y comportamientos relacionados como:

  • Estrés
  • Ansiedad por separación
  • Conductas agresivas y destructivas
  • Fobias (estruendos, relámpagos, fuegos artificiales)

Las feromonas sintéticas causan cambios emocionales positivos en el perro, haciendo que estos comportamientos disminuyan.

Las presentaciones más comunes de estas feromonas sintéticas para perros son collares, sprays y difusores. 

Difusor de feromonas

El difusor es una herramienta ideal para cachorros o perros adultos recién llegados al hogar.

Permite una adaptación más rápida a su entorno y reduce significativamente las vocalizaciones (ladridos y llanto) cuando se quedan solos. 

También es ideal para mejorar la socialización y convivencia cuando se introduce un nuevo integrante de cuatro patas a la familia.

Los difusores se deben utilizar de manera constante, en interiores y debe estar conectado a la corriente en el espacio donde más tiempo pasa tu mascota. 

No se debe poner debajo de ventanas, detrás de muebles o puertas ya que su efecto no será el esperado.

Cada difusor tiene una duración de 30 días, solo basta conectarlo a la corriente para que empiece a emitir las feromonas apaciguadoras.

Collar de feromonas

El collar de feromonas es ideal para situaciones de estrés, para disminuir comportamientos destructivos e incluso durante fin de año cuando hay estruendos.

Despide las feromonas de manera constante durante 4 semanas, es resistente al agua y además su tamaño es ajustable para adaptarse al cuello de tu peludito.

Feromonas en Spray

Por último, la presentación en spray es la mejor herramienta a la hora de transportar a tu mascota.

No importa si va al veterinario, viaja en auto o en avión: solo basta rociar la transportadora o el automóvil esperar y esperar 15 minutos para introducir al perro.

Este spray hará que tu perro se mantenga relajado durante el viaje, tiene una duración de 5 horas aproximadamente. Para viajes largos se recomienda re-aplicar el producto en este intervalo.

En nuestro catálogo tenemos Adaptil Transport Spray que viene en una presentación de 60mL.

Es importante mencionar que tanto el difusor y el spray nunca deben ser aplicados directamente sobre los perros ya que están diseñados para ser usados en ambientes y superficies.

¿Las feromonas sintéticas pueden dañar la salud de mi perro?

No, las feromonas sintéticas son totalmente inofensivas para la salud de tu perro

Su uso prolongado modificará su comportamiento de manera positiva frente a situaciones de estrés.

Estas sustancias son naturales, no son fármacos ni causan efectos sedativos en los perros.

No obstante, el uso de estos productos deben estar siempre acompañados de terapias, prácticas y rutinas saludables que ayuden a mejorar el comportamiento de tu perro a largo plazo.

Es decir: el uso de feromonas debe complementar, nunca sustituir, al entrenamiento y las rutinas saludables de vida.

Conclusión

Las feromonas son la forma más importante de comunicación intraespecie.

Son responsables por muchos comportamientos naturales en nuestros perros:

El vínculo del cachorro con la madre al lactar, el comportamiento reproductivo, la territorialidad.

En pocas palabras: cumplen un rol fundamental en cómo son y cómo viven los perros.

Con la ayuda de las feromonas sintéticas podemos apoyar a nuestra mascota en situaciones de miedo, estrés y ansiedad de una manera práctica y segura. 

Además nos ayudan a la hora del entrenamiento y corrección de conductas para que sean más receptivos y nos cueste menos lograr nuestro cometido.

¿Sabías todo esto sobre la comunicación olfativa entre perros y estas herramientas sintéticas? Contanos en los comentarios.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios, se el primero en dejar uno :)

Dejar un comentario

Recordá ser cordial y aportar a la conversación. Los comentarios que no aporten al debate no serán publicados