La mayoría de nosotros es consciente de la importancia de la hidratación. El agua como solvente universal es parte imprescindible de la vida humana. 

Esto no deja de ser importante en nuestros amigos felinos: la hidratación en los gatos es un aspecto clave en su desarrollo pleno e irrestricto.

Así como para nosotros los humanos, el agua es también el elemento más importante para el correcto funcionamiento de los organismos de nuestras mascotas.

Por naturaleza, la mayoría de los gatos tienden a ser reacios a la hora de consumir agua, para entender esto debemos remontarnos a conocer un poco de la historia del antepasado del gato doméstico: el gato salvaje africano.

Este gato, proveniente de África, habitaba en un clima extremadamente seco que hizo que tenga que adaptarse a una disponibilidad limitada de agua: este animal consumía muy poca agua de forma directa y por este motivo la consumía de las presas que cazaba (recordemos que la carne en general tiene un elevado porcentaje de humedad).

¿Alguna vez te preguntaste por qué tu gato corre cuando abrís el grifo del lavamanos? Esta fascinación por el agua en movimiento y rechazo por el agua estancada también tiene una explicación que proviene de su ancestro africano: en la naturaleza, los gatos tendían a beber agua de fuentes en movimiento como ríos y manantiales ya que las fuentes de agua estancada eran fuente de enfermedades.

Por este motivo, los gatos no ingieren líquidos de manera directa ya que no es parte de su hábito alimenticio por cuestiones evolutivas. 

Sin embargo, con los estímulos y artículos correctos podés educar a tu gato a que consuma agua directamente desde su bebedero. 

Como es de esperar, asentar este hábito siempre será más sencillo si se inicia cuando tu gato es cachorro.

¿Cuánta agua debería consumir mi gato por día?

No existe una respuesta mágica que responda la pregunta "cuanta agua debería consumir un gato al día".

La cantidad de agua que un gato debería consumir diariamente depende de factores como su peso y metabolismo.

Estos factores influyen ya que el agua forma parte de sus procesos metabólicos y los mismos son dependientes de la masa del animal.

En promedio, es recomendable que tu gato consuma 50 mL de agua por cada kilogramo de peso diariamente.

Por ejemplo, un gato que pesa 4 kilogramos debería consumir 200 mL de agua o lo que equivale a un vaso mediano de agua por día.

Ahora, la cantidad de agua que consume tu gato no siempre es suministrada de manera directa ya que existen otras formas de incorporar este líquido en su dieta.

La cantidad de agua que tu gato elimine por día es uno de los factores fundamentales a la hora de determinar cuánto líquido debería consumir a diario.

¿Cómo elimina los líquidos mi gato?

Nuestros gatos eliminan los líquidos principalmente a través de la orina aunque también lo hacen, en menor medida, a través de las heces.

La eliminación fecal de agua va a depender mucho del tipo de alimentación que tenga tu gato. Por ejemplo: si tiene una dieta rica en fibras va a tender a perder más líquidos por este medio.

Además, los gatos presentan glándulas sudoríparas en las almohadillas de sus patitas. La presencia de humedad en ellas tiene que ver con el proceso de exudación de tu mascota.

El jadeo también representa un método de eliminación de líquidos en gatos. Aunque este no sea tan común se presenta en gatitos activos, juguetones o en días calurosos.

Ya que tu gato es capaz de eliminar líquidos de diversas formas es importante que esta pérdida de agua sea compensada con una entrada correspondiente de líquido.

¿Cómo fomentar el consumo de agua en mi gato?

A raíz de la reticencia de los gatos a tomar agua, se nos hace necesario fomentar su consumo por las vías que nos sean posibles.

La mayoría de los que tenemos a un gato como compañero le solemos suministrar raciones secas de alimento balanceado.

Este tipo de alimento, si bien es conveniente y le otorga una dieta balanceada a nuestros felinos, no necesariamente es la opción más ideal para alimentarlos.

Esto porque, como dijimos anteriormente, la mayor parte de los gatos no consume la cantidad de agua que debería consumir en función de su peso y estado metabólico.

Entendiendo esto, existen dos formas principales de fomentar el consumo de agua en nuestros gatos: dieta húmeda y disposición de agua fresca

Alimento húmedo

Suministrarle a nuestro felino alimento húmedo para gatos es una excelente opción para fomentar el consumo de agua. El alimento húmedo contiene, en promedio, entre 75% y 80% de humedad, a diferencia del alimento seco que solo contiene un 10%. 

El alimento húmedo es un poco más caro y requiere que sea conservado en frío una vez abierto, por lo cual su tiempo de vida es más corto. 

Sin embargo, aporta beneficios nutricionales superiores al alimento seco ya que contiene altos niveles de proteína cruda (de mejor absorción) y como mencionamos previamente, le proveerá a tu gato una fuente alternativa de hidratación.

Existen diferentes presentaciones de alimento húmedo para gatos, entre ellas Felix Atún en Salsa, una opción económica y exquisita que tu gato disfrutará en cada bocado.

Podés combinar estos dos alimentos en su ración diaria, tu gato disfrutará mucho de esta deliciosa combinación. 

Disposición de agua limpia y fresca

Es crucial mantener el recipiente de agua de tu gato siempre lleno ya que estos prefieren el agua corriente y abundante, esto lo demuestran cuando abrís el grifo y tu gato sube a disfrutar del chorro de agua fresco. 

Por lo tanto recordá mantener llena de agua fresca la fuente de tu gato.

Es importante lavarla regularmente ya que los gatos tienen una inclinación innata por los objetos y espacios limpios. La limpieza lo entusiasmara y disfrutará acercarse a su bebedero limpio y con abundante agua.

Procurá que el bebedero de tu gato sea amplio: si sus bigotes tocan los bordes, éste podría sentirse incómodo, lo que haría que rechace el ritual de consumir agua. 

La ubicación del bebedero es clave, debe estar situado en una zona tranquila y de fácil acceso alejada de la exposición a la luz solar. 

Debe ser un bebedero independiente al comedero ya que de estar situado cerca la comida, esta puede caer en él y contaminar el agua, situación que puede ser muy desagradable para él.

Situar el recipiente en un lugar en altura y lejos del comedero donde pueda subir a beber agua será encantador para tu gato. 

El Plato Rojo de Silicona Dogit tiene la profundidad y tamaño ideal para albergar bastante agua y lograr que sus bigotes no toquen los bordes. Su material hace que el trabajo de limpieza sea fácil y no acumule calcáreo, sustancia comunmente presente en las aguas de nuestro territorio.

Si tu gato es extra quisquilloso con el consumo de agua, podés probar un bebedero eléctrico para gatos.

Funciona conectándose a una red eléctrica y mediante una pequeña bomba que genera un chorro continuo de agua.

Esta opción es infalible para fomentar el consumo de esta incluso hasta en los gatos más exigentes. El movimiento del agua llamará su atención instantáneamente y gozará de tomar agua de su propia mini cascada. 

Síntomas de deshidratación en gatos

Incluso siguiendo los consejos expuestos en este artículo, es posible que tu gato sufra de una deshidratación leve o severa.

Si tu gato presenta de deshidratación severa (que probablemente requiera atención veterinaria) podes detectarla debido a la presencia de los siguientes síntomas:

  • Ojos hundidos y resecos
  • Pérdida de elasticidad en la piel
  • Temperatura corporal baja
  • Actividad física reducida
  • Encías resecas
  • Pérdida de apetito

Existen varias causas por las cuales tu gato puede sufrir de deshidratación: algunas de estas están fuera de nuestro control aunque la mayor parte de las veces la deshidratación se presenta por falta de consumo de agua.

Entre la formas que no dependen de nosotros tenemos:

  • Golpes de calor por temperaturas ambientales altas:  pueden causar pérdida de líquidos a tu gato, por eso recuerda siempre seguir los consejos que te brindamos en especial en las épocas de calor sofocante de nuestra región. 
  • Vómitos y diarreas constantes:  por lo general, estos casos deben ser analizados por un profesional, así que si presenta alguno de estos síntomas acude a tu veterinario con urgencia.

Qué hacer en caso de una deshidratación severa en gatos

En el caso que tu gato presente una deshidratación severa, la mejor opción es acudir a su médico veterinario de cabecera ya que no siempre es posible solucionar este problema de manera casera: muchas veces es necesaria una terapia de rehidratación intravenosa que no es posible realizar sin entrenamiento previo.

De todas formas, entendiendo que, aparte del agua, lo que más pierde nuestra mascota al deshidratarse son electrolitos (sales), vitaminas, azúcares y minerales, es posible que podamos ayudarlo de forma temporal preparando soluciones que le repongan estos elementos.

Suministrarle agua mineral con azúcar y sal puede ser una opción decente para salir del paso hasta que le llegue la asistencia veterinaria.

Eso si: tené siempre en cuenta que llegar a extremos en los cuales tengas que darle a tu gato una terapia de rehidratación implica que hiciste muchas cosas mal en el camino.

Siempre es mejor prevenir que curar.

Problemas de salud debido a la deshidratación 

Como mencionamos previamente la hidratación es vital para el correcto funcionamiento del organismo de tu gato. Un gato con una correcta hidratación presenta un óptimo estado de salud.

Por el contrario, un cuadro de deshidratación puede ser la antesala de varios problemas de salud.

El peso corporal de un gato adulto está compuesto aproximadamente de 70% de agua, si este perdiese casi toda su grasa corporal sobreviviría pero a diferencia de esto, si llegase a perder tan solo un 10% de agua indudablemente le causaría graves trastornos de salud e incluso la muerte.

Para compensar la falta de agua en el cuerpo, los gatos reducen la excreción de orina, lo que conlleva a una concentración alta e irregular. Esta situación puede desembocar en una de las enfermedades más comunes que padecen los felinos: síndrome urológico felino (FUS) que engloba una serie de infecciones de tracto urinario, cálculos y tapones uretrales. 

La falta de consumo de agua también ocasiona problemas hepáticos: la deshidratación afecta severamente al hígado y esto puede acelerar el proceso de algunas enfermedades relacionadas con el mismo. 

Conclusiones

Mantener a tu gato hidratado es indispensable para su salud y bienestar.

El agua promueve el correcto funcionamiento de los órganos vitales de tu gato y su buena salud en general.

Al ser los gatos animales reticentes a consumir agua, es importante que lo acostumbres desde pequeño a ingerir este líquido y que hagas que tomar agua sea algo natural en él.

En caso de que esto se te complique, siempre es posible darle alimento húmedo para que pueda incorporar el líquido vital tal cual lo hacía su antepasado africano y prescindir de un comportamiento que no suele ser natural en la mayoría de los gatos.

Como dato muy importante: si percibes que tu gato está severamente deshidratado, siempre acudí a un médico veterinario, dejar correr la situación puede tener consecuencias muy graves para su salud.

Espero lo hayas disfrutado y me encantaría que me cuentes alguna anécdota o experiencia que tengás con tus gatos y el consumo de agua en los comentarios

Comentarios

Erk
Que bien explicado todo!! Me encantó el artículo Daniela. Tengo dos gatos así que me sirve un montón esta información
Mariano
Gracias por compartir. La verdad no tenía presente eso del alimento húmedo. Siempre me pareció algo como una "golosina" para los gatos. Ahora entiendo mejor la importancia que tiene.
Laura Boynton
Muy buen artículo, Querida Dani! Es muy informativo, comenzaremos a dar comida húmeda a los gatitos. Hasta ahora, han disfrutado mucho de su bebedero eléctrico así que por experiencia propia, es muy recomendado también. :) :) :)

Dejar un comentario

Recordá ser cordial y aportar a la conversación. Los comentarios que no aporten al debate no serán publicados