Semana de michis!😻 Usá el cupón MICHI10 y obtené un 10% en tus compras para gatos hasta el 25 de febrero

Dieta blanda para perros: recetas y consejos

Si tenés un perro estreñido o con problemas estomacales, una dieta blanda es recomendable. En este artículo te explicamos cómo hacerla, en qué situaciones debes usarla y algunas recetas prácticas

    Tabla de contenidos

  1. ¿Qué es una dieta blanda?
  2. Conceptos básicos sobre la alimentación del perro
  3. Tips para alimentar a tu perro con comida blanda
    1. Alimento normal hidratado
    2. Comida blanda enlatada para perros
    3. Comida casera blanda
    4. Triturar frutas y vegetales
  4. ¿Cuándo es recomendable una dieta blanda?
    1. Sensibilidad dental
    2. Tu perro come apresuradamente
    3. Perros con poca hidratación
    4. Metabolismo más lento
    5. Perros quisquillosos
  5. Conclusiones

En algunos casos, nuestras mascotas necesitan recibir una dieta especial.

La dieta blanda es especialmente apta para mascotas con problemas estomacales, de estreñimiento o que estén atravesando una enfermedad.

Si decides preparar una dieta blanda para perros, te aseguras que tu mascota siga una dieta sana con ingredientes frescos y nutritivos. 

Primero, familiarízate con los alimentos prohibidos para tu perro y consulta con un experto antes de añadir nuevos alimentos a la mezcla.  

Puedes variar la dieta de tu perro eligiendo diferentes ingredientes en cada bandeja de comida, proporcionando una amplia gama de nutrientes para una salud óptima. 

Sigue leyendo el artículo para saber cuándo intentar una dieta blanda e ideas para prepararla.

¿Qué es una dieta blanda?

Se considera dieta blanda al régimen alimenticio que consiste únicamente en alimentos bajos en grasa y con un nivel nutricional adecuado para su estado de salud.

Una dieta excluye alimentos crudos, ni fritos, y al ser blanda y triturada es muy fácil para masticar y digerir. 

Conceptos básicos sobre la alimentación del perro

Los perros son uno de los mamíferos del orden Carnívora, que comparten estructuras dentales y tractos intestinales similares.

Pero a diferencia de los carnívoros obligados, como los gatos, los perros son omnívoros y necesitan comer una combinación de carnes y plantas. 

Tu perro no es un lobo, y como es omnívoro, comer frutas y verduras es tan natural para los perros como comer filetes o cascar huesos. Los perros necesitan un flujo constante de proteínas, aminoácidos, grasas saludables, minerales y vitaminas. 

Aunque los carbohidratos no son un nutriente necesario para los perros salvajes o sus antepasados, los lobos, el tracto digestivo del “perro doméstico” contemporáneo ha evolucionado para utilizar los carbohidratos como fuente de energía. 

Los perros domésticos tienen enzimas digestivas específicas para procesar almidones y azúcares. Sin embargo, los carbohidratos complejos como la avena o la quinoa son difíciles de digerir para los perros, a menos que estén cocinados.

Tips para alimentar a tu perro con comida blanda

Ya sea si tu perro se está quedando sin dientes, o tiene problemas para masticar, o esté atravesando un problema digestivo, o come a regañadientes sus croquetas, te ofrecemos algunas recetas fáciles de armar para tu mascota:

Alimento normal hidratado

Esta solución sencilla, consiste en hidratar y ablandar su alimento seco o croquetas, si es que es su alimento regular. Si añades agua caliente o algo mejor, un caldo de gallina o verdura a sus croquetas duras y dejas que se ablanden por unas horas, su comida reconfortante y familiar le resultará fácil de comer. 

Cuando las croquetas se hayan ablandado, puedes aplastarlas con un tenedor, para deshacer los trozos. Añade un poquito más de líquido caliente antes de servir. Las encías de un perro son sensibles al frío y al calor, y la comida agradablemente templada le aliviará las encías. 

Comida blanda enlatada para perros

Otra alternativa es alimentar a tu perro con comida enlatada. Muchas marcas que fabrican alimento seco, también producen alimento húmedo, así que puedes elegir la que más confíes.

La mayoría de estos enlatados, contienen trozos reales de carne, y un aroma superior al alimento seco, que atraerán a tu perro. Lo malo, es que solo vienen en pequeñas cantidades, y será un gasto más elevado alimentar a tu perro, puramente con alimento húmedo. 

Comida casera blanda

Una tercera opción, quizás la más placentera para tu mascota, es preparar su propia comida blanda para perros. 

Para esto, añade las proteínas magras que deseas (ternera, pollo, res, pavo) a una olla de cocción lenta, junto con frutas (mango, plátano) y verduras (zanahorias, camote, calabaza, brócoli, espinacas, calabacín) seguras y nutritivas para los perros.

Puedes cocinar esta combinación en tu olla a cocción lenta por ocho horas, deja enfriar, y puedes agregar un poco de arroz si lo deseas, luego batir, hasta que logres una mezcla homogénea. 

Si no tienes una olla a cocción lenta, puedes cocinar en una wok, o un sartén un poco honda a fuego lento y removiendo siempre.

Puedes cocinar un domingo, si tienes tiempo para toda la semana que viene. Armar siete bandejas y ponerlas en el congelador. 

Puedes consultar con un veterinario la posibilidad de agregar un suplemento vitamínico a la mezcla.

Triturar frutas y vegetales

Puedes probar algo distinto, y hacer puré de frutas y vegetales para tu perro. Los perros no pueden digerir frutas y verduras a menos que estén totalmente cocidas o trituradas.

Las frutas y verduras deben constituir aproximadamente el 10% de la dieta de tu perro. Son ricas en antioxidantes y vitaminas y constituyen una buena fuente de fibra. 

Puedes hervir arroz integral, avena o pasta hasta que estén tiernos, el arroz, la avena y la pasta aportan fibra y carbohidratos. Elegí solo uno de estos ingredientes para preparar las bandejas. Puedes rotar cada semana. 

También no es mala idea agregar una cucharilla de yogurt natural, porque aporta calcio y bacterias beneficiosas (para la digestión) a la dieta de tu perro. Pero más de una cucharilla, puede causar molestias digestivas.

¿Cuándo es recomendable una dieta blanda?

A medida que tu perro envejece, es muy probable que notes cambios en los niveles de energía, su rutina e incluso en su hocico.

Las mascotas mayores pueden necesitar ajustes, que les ayuden a desplazarse, hacer ejercicio y mejorar su vida diaria. Un aspecto del cuidado de un perro que está por entrar a la “edad dorada” es la dieta. 

En lo que respecta a la dieta, cada perro tiene sus necesidades únicas e individuales, independientemente de su edad. 

Estos son síntomas de que tu perro está necesitando una dieta blanda:

Sensibilidad dental

A medida que tu perro envejece, su dentadura puede volverse más sensible, lo que puede causar que masticar su alimento seco resulte más difícil e incluso incómodo. 

Cambiar su dieta a un alimento blando puede aliviar las molestias bucales de tu peludo al comer. 

Sin embargo, si tu perro experimenta un dolor grave a la hora de comer debido a una enfermedad como las caries dental o la gingivitis, el cambio a alimento blando no solucionará esas molestias. Asegúrate de consultar a un veterinario para un tratamiento bucal. 

Tu perro come apresuradamente

La digestión comienza en la boca con la saliva, por lo que si tu perro tiene la tendencia a engullir los alimentos (tragar la comida sin masticarla), es posible que no añada suficiente saliva ni terminen bien masticados. 

Perros con poca hidratación

No es ninguna sorpresa que el alimento blando tenga un mayor contenido de humedad que el alimento seco. 

Metabolismo más lento

Los perros que envejecen suelen tener un metabolismo más lento que cuando eran más jóvenes, lo que les expone a un mayor riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. 

Puedes ofrecer una dieta blanda, sin agregar carbohidratos y con más contenido proteínico. Además la consistencia blanda, puede beneficiar a un metabolismo más lento. 

Perros quisquillosos

Aunque el alimento blando puede parecer no muy apetitoso para los humanos, a los perros les resulta todo lo contrario.

Si tu mascota rechaza el alimento seco o la come a regañadientes, la comida blanda suele ser más atractiva para los perros más quisquillosos. 

Además que el alimento blando, tiene otras texturas y aromas, que hacen que tu perro experimente su sabor de otras maneras.

Y si estás empezando el proceso de cambiar de alimento seco a alimento blando, hazlo lentamente y llevándolo de poco a poco, igual puedes aprender más en este artículo.

Conclusiones

La dieta blanda para perros puede ser una solución para muchas condiciones de salud de tu mascota. 

Los perros, al ser animales omnívoros,a diferencia de los gatos que son carnívoros por ejemplo, requieren tanto verduras como carne como parte de su dieta.

Puedes lograr darle una dieta de alimento blando a tu perro cocinando a fuego lento, tanto carnes como distintas verduras y frutas, congelarlas y tenerlas listas para la semana, solo recuerda servirlas en temperatura templada. 

El envejecimiento es una de las señales de que tu mascota pueda necesitar una dieta de comida blanda, porque acarrea una dentadura más sensible, también la digestión comienza a debilitarse y en ambos casos el alimento blando es muy beneficioso, así como a perros con un metabolismo más lento.

El alimento blando además de mejorar la salud de tu perro, sin duda será un gran atractivo de tu mascota a la hora de comer. ¿Ya tienes en mente alguna combinación para la dieta blanda de tu perro?