Semana de michis!😻 Usá el cupón MICHI10 y obtené un 10% en tus compras para gatos hasta el 25 de febrero

Alimentos prohibidos para gatos

Nada como la carita tierna o el maullido de un gato que nos pide comida para ablandarnos y lograr que les demos de comer lo que quieren comer. Pero no debemos dejarnos llevar y por eso en este artículo te contamos cuáles son los alimentos que no deberías darle

    Tabla de contenidos

  1. Alimentos tóxicos para gatos
    1. Chocolate
    2. Bebidas alcoholicas
    3. Café
    4. Alimentos azucarados
    5. Xilitol
    6. Palta o Aguacate
    7. Cebolla y ajo
    8. Uvas y pasas
    9. Frutos secos
    10. Carnes crudas
    11. Huesos y espinas
    12. Plantas tóxicas
  2. Alimentos que son perjudiciales para gatos
    1. Lácteos
    2. Comida de perro
    3. Comida salada
    4. Embutidos
  3. Conclusiones

Una de las cosas más difíciles de entender para los dueños de mascotas es que son seres inocentes que tienen deseos propios de sus impulsos.

No importa qué tanto nos rueguen, existen situaciones en las que no debemos ceder ante sus deseos sino que informarnos para poder darles la mejor alimentación posible.

Por eso, en este artículo te contaremos acerca de los alimentos prohibidos para gatos y cuáles son las razones por las que no se los deberías proporcionar a tus michis.

Entre los alimentos prohibidos para tu michi existen algunos que pueden llegar a ser altamente tóxicos causando serios daños a su organismo resultando en una emergencia veterinaria. 

Dentro de este mismo grupo también están los alimentos que pueden ser perjudiciales a largo plazo si su consumo es prolongado. 

Alimentos tóxicos para gatos

Es importante tener en cuenta que el sistema digestivo de nuestros gatos y su metabolismo es muy distinto del de los perros, por lo que no está preparado para asimilar los alimentos de igual manera.

Por esta razón quizás te sorprendas 

El nivel de toxicidad y la cantidad ingerida de los siguientes alimentos dictarán la gravedad de la situación.

En casos extremos la vida de tu gato puede estar en riesgo, así que no dudes en acudir al veterinario.

Chocolate

El chocolate contiene teobromina, esta sustancia está estrechamente relacionada con la cafeína y está presente en las semillas del cacao. 

Si tu gato come chocolate, la teobromina puede causarle desde vómitos, diarreas hasta taquicardias o fallos orgánicos.

Un consumo elevado de teobromina puede ocasionarle incluso la muerte.

Este alimento es el primero en nuestra lista por su alta toxicidad.

Bebidas alcoholicas

Los gatos, al igual que los perros, no pueden metabolizar el alcohol en el hígado por lo que es altamente tóxico.

La ingesta de pequeñas cantidades de alcohol puede representar un riesgo para tu gato, razón por la cual deberías mantenerlo alejado de tus bebidas ya que algunos gatos son curiosos y buscan probar de todo.

Debes tener especial con tus gatos durante las fiestas de fin de año donde pueden llegar a consumir bebidas alcohólicas en algún momento en el que estén sin supervisión.

Provoca vómitos, diarreas, dificultad respiratoria, temblores. Su ingesta puede ser letal.

Café

La cafeína es altamente tóxica para tu gato, su ingesta puede generar consecuencias negativas en su sistema nervioso y en el funcionamiento de su corazón.

Si bien no es común que nuestros gatos consuman bebidas cafeinadas en nuestra presencia, también tenemos que cuidar que no estén cerca de alimentos o bebidas que puedan tener cafeína sin que nosotros lo sepamos (caramelos, té, mates y otras infusiones)

Alimentos azucarados

Cualquier alimento que contenga azúcar es tóxico para tu gato.

Golosinas, galletas o incluso yogurt con azúcar pueden representar un riesgo para la salud de tu michi.

El exceso de azúcares puede causar hiperglucemia (exceso de glucosa en sangre) afectando a su salud ocular y en casos graves insuficiencia hepática.

Por si fuera poco, los felinos no son capaces de detectar el dulce por lo que no hay ninguna razón para que tu gato consuma alimentos dulces.

Xilitol

Muchas de las golosinas y postres que consumimos en la actualidad, utilizan reemplazos del azúcar como beneficio dietético.

Uno de estos reemplazos es el xilitol, que es un alcohol muchas veces más dulces que la sacarosa, lo que lo convierte en un reemplazo ideal de bajas calorías para la dieta de los humanos.

Comunmente está presente en la mantequilla de maní, pasta de dientes, gomas de mascar sin azúcar.

Al ser consumido por tu gato hace que su cuerpo libere un pico de insulina provocando síntomas leves como exceso de sed y micción hasta convulciones, daños irreversibles en el hígado, coma y si se consume en exceso puede causar la muerte.

Palta o Aguacate

Su ingesta puede producir pancreatitis debido a su alto contenido de grasa, además contiene persina una sustancia altamente tóxica que puede causar daños intestinales y alteraciones cardíacas.

Es posible que, por su textura, a tu gato le agrade la palta. Razón por la cual debes estar atento a su comportamiento cuando disfrutes de ella.

Cebolla y ajo

La cebolla, el ajo y familias de hortalizas similares, contienen tiosulfato que si son consumidos por tiempo prolongado o grandes cantidades causan vómitos, diarrea y anemia ya que destruyen los glóbulos rojos de tu mascota. 

Uvas y pasas

Estos alimentos causan daños al sistema renal, haciéndolos altamente perjudiciales para los gatos. Si no se recibe atención de manera inmedita, su ingesta podría ser fatal para tu gato.

Frutos secos

Las nueces, almendras, maní, pistachos y todos los relacionados, son alimentos altos en ácidos grasos.

Esto podría representar un riesgo de intoxicación para tu gato debido a la dificultad de su organismo para metabolizarlos.

Su consumo puede llegar a causar una intoxicación afectando al sistema nervioso y muscular con síntomas como temblores, debilidad, parálisis entre otros. En otros casos también puede causar una pancreatitis al no poder digerir las grasas.

Además, no solo tienen una considerable cantidad de grasas sino que, en algunos casos, pueden contener un alto contenido de sal que puede provocar problemas en la salud renal de tu gato.

Carnes crudas

Ya sea carne de pollo, de res o pescado que no han sido sometidas a un proceso de congelación adecuado o se ha roto la cadena de frío, al igual que para nosotros, representan un potencial riesgo para la salud de nuestro gato ya que pueden estar infectados con bacterias, virus o parásitos como la toxoplasmosis, salmonella o E Coli.

Existen dietas como la dieta cruda o BARF que recomiendan incorporar alimentos crudos de manera exclusiva por los beneficios que aportan en términos de nutrición.

Si estás pensando en darle una dieta como esa a tu michi, deberías hacerlo con los cuidados necesarios y la asesoría de un nutricionista ya que existen múltiples cuidados a considerar para implementarla.

Una alternativa más mundana es proveerle alimento húmedo para gatos que si bien no consiste enteramente en carne cruda, es un compromiso entre las dietas crudas y las que consisten en croquetas secas.

Huesos y espinas

Aunque los huesos y las espinas no sean alimentos propiamente dichos, también representan un riesgo importante para la salud de nuestros michis.

Ciertos alimentos que se les suele proveer a los gatos contienen espinas y huesos pequeños como el pescado y el pollo.

Aunque la proteína de ambos animales sea de calidad para nuestros michis, sus huesos y espinas pueden ser una amenaza para la vida de tu gato.

Por ese motivo, si vas a darle alguna de estas proteínas, asegúrate de que no contenga huesos ni espinas pequeñas.

Alimentos como el Matisse Castrados Salmón proveen el beneficio de la nutrición en base a pescado sin los riesgos asociados.

Plantas tóxicas

Aunque se pueda considerar que las plantas no son un alimento para gatos como tal, es verdad a que a nuestros michis les encanta morder plantas y hierbas varias que encuentran en nuestro hogar.

El consumo de algunas de ellas puede tener consecuencias negativas y potencialmente mortales para nuestros gatos.

Si te gustaría conocer más al respecto, te invitamos a leer nuestro artículo sobre plantas tóxicas para gatos.

Alimentos que son perjudiciales para gatos

Los alimentos que te mostramos anteriormente pueden ser potencialmente tóxicos e incluso mortales para nuestros gatos.

Sin embargo, existe una serie de alimentos que no representan necesariamente un riesgo mortal para ellos pero cuyo consumo excesivo o prolongado puede traer problemas.

Te contamos cuáles son a continuación:

Lácteos

Pocas cosas se relacionan más en el mundo como los gatos y el consumo de leche.

Originado quizás de los dibujos animados, solemos imaginar a los gatos como consumidores de leche. 

Sin embargo, al igual que muchos otros mamíferos, los gatos se vuelven intolerantes a la lactosa después de transcurrido su período de lactancia.

A partir de los 6-7 meses de vida, los gatos pierden la capacidad de producir lactasa, enzima responsable por la digestión de la lactosa (azúcar de la leche).

Esto quiere decir que los gatos adultos son intolerantes a la lactosa y experimentan reacciones negativas como indigestión, hinchazón y problemas digestivos en general ante su consumo.

El único momento en el que puedes darle leche a un gato es si ha sido destetado antes de tiempo. En ese caso, puedes darle un sustituto lácteo o, en última instancia, leche deslactosada.

Comida de perro

A pesar de que las croquetas de perros y gatos puedan verse similares para el ojo no entrenado, lo cierto es que no son intercambiables unas de otras.

Las croquetas para gato tienen un requerimiento nutricional especial: por lo general tienen niveles más altos de proteína, cantidades específicas de taurina y algunos otros nutrientes especiales que no se encuentran en la comida para perro.

Esto no quiere decir que no puedes salir del paso alguna vez dándole comida para perros a tu gato, pero esto no quiere decir que ésta sea adecuada para su nutrición. Menos aún en largo plazo.

Comida salada

En nuestra dieta, la sal realza el sabor de los alimentos y su falta puede representar la diferencia entre una comida adecuada y una desabrida.

Sin embargo, para los gatos la sal no es necesaria en absoluto. Peor aún la sal que se le otorga en exceso por encima de los requisitos nutricionales de su dieta normal: sobras de tu comida, snacks para humanos, etc.

Los gatos obtienen todas las sales y electrolitos necesarios de su dieta ya sea húmeda o seca.

Un consumo excesivo de sal puede ocasionar problemas como la presión alta, alteraciones urinarias y renales.

Embutidos

Aunque para nosotros puedan ser deliciosos, los embutidos no son alimentos adecuados para gatos.

Muchos de ellos están elaborados en base a alimentos que, a priori, parecen aptos para gatos: pollo, pavo, cerdo, hígado, vísceras, etc.

Sin embargo, la inmensa mayoría de los embutidos son altos en sales, grasas y almidones. Razón por la cual no se prestan para la dieta de los michis.

Por ello, si alguna vez estás comiendo un delicioso jamón magro de pavo y te dan ganas de alimentar a tu michi con eso, piénsalo de nuevo y ofrécele premios adecuados para su dieta como Churu Salmón.

Conclusiones

Por su curiosidad, existen gatos que están dispuestos a probar casi de todo.

Sin embargo, no todos los alimentos que le podemos ofrecer son saludables para ellos.

En este artículo te contamos cuáles son los alimentos que no deberías darle a tu gato además de las razones por las que no deberías hacerlo.

En general, lo que hay contemplar a la hora de saber qué darle de comer a nuestros gatos tiene que ver con: su metabolismo, la cantidad de grasas en el alimento, la presencia de sal, la presencia de elementos indigestibles como la lactosa además de todos los alimentos o sustancias que pueden ser tóxicos para nuestros michis.

Ya sea que le des a tu gato una dieta basada en alimentos crudos y altamente biodisponibles o que recurras a una dieta basada en alimento seco (conoce sus ventajas en este artículo) lo importante es que te informes respecto a lo que le hace bien y lo que le puede hacer mal.

Esperamos que con este artículo te hayamos orientado un poco respecto a las cosas que debes evitar.